Ir al contenido principal

Manual para situaciones de catástrofe: sección 8, cuestiones de protección al consumidor

Asistencia en casos de catástrofe

Abordar los problemas legales resultantes de una catástrofe: para abogados.

Esta es la octava sección del Manual para situaciones de catástrofe. Esta sección trata sobre Cuestiones de protección al consumidor. Este recurso está destinado a abogados voluntarios.

Descargar el manual completo.

Haga clic en cada título para ir al artículo del manual. Índice

  1. Introducción
  2. FEMA y otras formas de asistencia
  3. Árboles que caen, ramas que vuelan y ruidos relacionados
  4. Cuestiones de dueño/inquilino
  5. Propiedad real y personal
  6. Cuestiones de empleador/empleado
  7. Cuestiones de seguro social, banca y finanzas
  8. Cuestiones de protección al consumidor
  9. Cuestiones de seguro
  10. Cuestiones de cuidado de la salud
  11. Cuestiones de quiebra personal
  12. Reemplazo de documentos perdidos
  13. Cuestiones de derecho de familia, bienestar infantil y cuidado de crianza temporal
  14. Cuestiones de la ley de educación
  15. Cuestiones inmigratorias
  16. Organizaciones comunitarias/pequeñas empresas
  17. Testamentos y planificación de patrimonio
  18. Derechos por discapacidad en catástrofes
  19. Guía de recursos y referencias

8.1. Visión general

Las catástrofes son caldo de cultivo para el comercio engañoso y las prácticas fraudulentas de consumo. Después de un evento, la incertidumbre y la inmediatez ponen a las personas en riesgo sustancial de fraude. Los sobrevivientes de desastres que son más vulnerables, como nuestros adultos mayores, personas con discapacidades o aquellos con dominio limitado del inglés, están particularmente en riesgo de estafas y malos actores. Además, el estrés financiero de una catástrofe puede exacerbar la inestabilidad financiera y dar lugar a cobros, lo que hace que necesiten más asistencia legal para los consumidores. La educación y la información del consumidor pueden ayudar a prevenir la victimización.

NOTA IMPORTANTE: La información contenida en esta sección está diseñada para ayudar a los abogados voluntarios a brindar orientación preliminar a las víctimas de fraude al consumidor o a aquellas con problemas con deudores/acreedores en Texas.

Los consumidores también tienen la opción de presentar quejas administrativas ante agencias como la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, la Comisión Federal de Comercio, el Departamento de Vehículos Motorizados o la Oficina del Comisionado de Crédito al Consumidor de Texas, según la situación específica del sobreviviente del desastre. En caso de tener problemas con compañías de seguro o tasadores, incluidos tasadores públicos, el Departamento de Seguros de Texas recibirá las quejas. El Procurador General de Texas también tiene un proceso de quejas civiles, así como información sobre estafas de desastres.

8.2. Problemas más comunes

  • Prácticas comerciales engañosas/Ventas puerta a puerta
  • Colección de deuda/Informes crediticios
  • Manipulación de precios
  • Determinados productos durante una catástrofe
  • Fraude de garantía hipotecaria
  • Fraude de remodelación o arreglos o eliminación de moho (consulte las preguntas frecuentes)
  • Robo de identidad.

8.3. Resumen de las leyes/protecciones pertinentes

A. Ley de Prácticas Comerciales Engañosas de Texas (DTPA).

La Ley de Prácticas Comerciales Engañosas de Texas (DTPA), Código de Comercio y Negocios de Texas 17.41 y siguientes, protege a los consumidores contra prácticas comerciales falsas, engañosas o engañosas, incluida la inadmisibilidad y el incumplimiento de la garantía. La DTPA establece que un consumidor que se ve afectado por estas prácticas ilegítimas goza de un derecho privado de acción y puede recuperar daños económicos, obtener una medida cautelar, otras órdenes equitativas y honorarios del abogado. Si las ilegalidades se cometen de forma consciente o intencional, el consumidor agraviado podría recibir una compensación por sufrimiento mental y daños adicionales que no exceda tres veces el valor de los daños económicos.

Para obtener más información sobre estafas relacionadas con vacunas y [pruebas] de COVID-19, visite la Oficina del Procurador General y la Comisión Federal de Comercio.

B. Leyes sobre contratos de venta en domicilio particular y "arrepentimiento del comprador"

Ley de ventas puerta a puerta de Texas. En Texas, el capítulo 601 del Código de Comercio y Negocios de Texas regula la industria de la venta en el hogar y se aplica a una transacción de consumo en la que (1) un comerciante participa en una solicitud personal de una venta a un consumidor en un lugar que no sea el lugar de negocios del comerciante o (2) un consumidor acepta u ofrece realizar una compra en un lugar que no sea el lugar de negocios del comerciante. La ley de Texas exige que los contratos tengan una redacción específica y que se envíen dos copias de un aviso de cancelación por separado que incluya la fecha final en la que un comprador puede cancelar y la dirección correspondiente para la cancelación. El comprador tiene derecho a cancelar un contrato de venta en un domicilio particular hasta la medianoche del tercer día hábil posterior a la fecha en la que el comprador firmó el acuerdo.


Si el vendedor no le proporciona al comprador dos copias del aviso de derecho de cancelación del contrato, este se considera nulo. La ley estatal de ventas puerta a puerta no se aplica a ciertas transacciones, incluida la venta de seguros regulada por el Departamento de Seguros de Texas, la venta de bienes inmuebles cuando (1) el comprador está representado por un abogado con licencia, (2) la transacción es negociada por un corredor de bienes raíces con licencia o (3) la transacción es negociada en un lugar que no sea el domicilio del consumidor por la persona propietaria de la propiedad.

Para obtener más información sobre las ventas puerta a puerta, visite la Oficina del Procurador General.

C. Regla del Periodo de reconsideración de la FTC

Además de la ley estatal de Texas, la Comisión Federal de Comercio garantiza el cumplimiento de requisitos federales relacionados con la venta en domicilios particulares, según lo establecido en la regla del Periodo de reconsideración para ventas realizadas en el domicilio particular o en determinados lugares, 16 C.F.R. pt. 429 (Periodo de reconsideración). La regla del Periodo de reconsideración rige para ventas realizadas en el domicilio del comprador, en su lugar de trabajo o en su residencia, o en instalaciones que el vendedor alquile de forma temporal o a corto plazo, como cuartos de hotel o motel, centros de convenciones, ferias y restaurantes. La regla del Periodo de reconsideración rige incluso cuando se invita al vendedor a llevar a cabo una presentación en el domicilio del comprador. En virtud de la regla del Periodo de reconsideración, el vendedor debe informarle al consumidor sobre los derechos de cancelación en el momento de la venta. El vendedor también debe entregar al consumidor dos copias de un formulario de cancelación (una para conservar y otra para enviar)
y una copia del contrato o recibo. En el contrato o recibo deberá figurar la fecha, el nombre y la dirección del vendedor, además de una explicación del derecho a cancelación. El contrato o recibo debe redactarse en el mismo idioma en el que se realizó la presentación de la venta. La regla del Periodo de reconsideración no cubre ventas que se concreten como parte de un pedido para que el vendedor realice reparaciones o mantenimiento en propiedad personal (las compras que excedan el mantenimiento o reparación sí están cubiertas) ni para ventas de inmuebles.

Si desea obtener más información sobre la regla del Periodo de reconsideración, consulte la Comisión Federal de Comercio.

C. Deudor/acreedor

Con frecuencia, las catástrofes pueden desencadenar crisis financieras cuando los damnificados comienzan a atrasarse con sus pagos. No pagar o atrasarse puede afectar la calificación crediticia.

Si bien evaluar el incremento de costos y la disminución de bienes puede ser muy estresante, los damnificados de una catástrofe deben afrontar su situación financiera. Los abogados que estén trabajando con víctimas de catástrofes deberán tener en cuenta lo siguiente:

  1. Muchas personas se enorgullecen de poder pagar sus deudas y tener una buena puntuación crediticia. A pesar de que una catástrofe es inevitable y no es su culpa, es posible que se sientan avergonzados y reticentes a afrontar sus circunstancias.
  2. Es bueno tener antecedentes de crédito favorables para obtener mejores intereses en los préstamos. No es aconsejable retirar dinero de la jubilación ni tomar préstamos de garantía hipotecaria o "personales" para realizar pagos mínimos y "mantener antecedentes de crédito favorables". Además, los antecedentes de crédito bajan, pero volverán a subir. Los antecedentes de crédito se ven afectados principalmente por la información de los últimos 36 meses, a pesar de que hay más información en un informe crediticio.
  3. Se debe priorizar el pago de algunas deudas con respecto a otras. Quizás esto le parezca obvio, pero es algo que las personas en situaciones de estrés no tienen en cuenta. La vivienda, ya sea alquiler o hipoteca, debe pagarse primero. También se deben realizar los pagos de automóviles, aunque es posible que el seguro sea incluso más necesario. Tanto los préstamos de auto como las garantías hipotecarias tienen algo de flexibilidad si el consumidor es proactivo y llama al prestamista, aunque no siempre es el caso. Cuando un consumidor no tiene fondos suficientes, lo último que debe pagar son las deudas no garantizadas, como las tarjetas de crédito y los préstamos personales y préstamos hasta el día de pago.

Algunos acreedores podrían acordar una reducción, reprogramación o incluso una postergación de los pagos durante determinados períodos de tiempo, de modo que cuando el consumidor no puede efectuar un pago, deberá contactarse con el prestamista. Sin embargo, el prestamista puede adoptar una actitud abusiva y utilizar la amenaza de la "recolección de deuda" para presionar al superviviente de una catástrofe para que realice pagos que no son aconsejables para su situación desde el punto de vista financiero. Todo abogado que esté aconsejando en una situación así deberá ser cauto para no alimentar el miedo de "mal crédito" del sobreviviente a una catástrofe y que omita pagos. Si bien los antecedentes crediticios tienen valor, en ocasiones es inevitable omitir pagos y no deberá priorizarse el crédito frente a las necesidades inmediatas y el sentido común.

Se deberá investigar atentamente a las compañías de rescate de ejecución hipotecaria y alivio de deuda, conocidas actualmente como planes de pago de deuda. De ser posible, se recomienda evitarlas. Dado que los sobrevivientes de catástrofes a menudo tienen como objetivo evitar la quiebra y pagar todas sus deudas, es posible que se sientan persuadidos a darles los pocos dólares que tienen a estas compañías en lugar de pagarles a sus acreedores. Texas y la ley federal establecieron requisitos para estas empresas, pero con frecuencia es mejor para el consumidor declararse en quiebra o resolver los préstamos por sí mismos en lugar de tratar con estas compañías y sus tarifas elevadas. En el sitio web del procurador general encontrará información importante sobre las compañías de alivio de deuda.

El informe crediticio está regido por la Ley Federal de lnforme Crediticio Justo, artículo 1681 del Título 15 del Código de los Estados Unidos, y subsiguientes, que les exige a las agencias de informe crediticio otorgar bajo pedido una copia sin cargo del informe crediticio de un consumidor dentro de los treinta días posteriores a que se le notifique al consumidor una medida adversa. Las agencias de informe crediticio también tienen la obligación legal de investigar las disputas de los consumidores. La ley de Texas que rige los informes crediticios se encuentra en el capítulo 20 del Código de Comercio y Negocios de Texas.

E. Protección contra colección de deuda.

La Ley de Prácticas Justas de Cobro de Deudas de Texas (Capítulo 392 del Código de Finanzas de Texas) protege a las personas de prácticas injustas de cobro de deudas, tales como:

  1. Amenazas de violencia u otros actos delictivos
  2. Uso de lenguaje vulgar
  3. Acusaciones falsas al consumidor de fraude u otros delitos
  4. Imposibilidad de identificar de quién es la deuda
  5. Uso de un nombre o identificación falsos
  6. Tergiversación de la suma de la deuda o su estado judicial
  7. Presentación de una demanda por una deuda pasados los 4 años de prescripción.

Para obtener más información acerca de prácticas injustas de colección de deuda, visite la Oficina del Procurador General.

Además, si el cobrador no es el acreedor original, la Ley Federal (mediante la Ley de Prácticas Justas de Colección de Deudas), también ofrece protecciones al deudor. Esto incluye sanciones por cobrar algo que en realidad no se adeuda.

F. Cobranzas después de sentencias en Texas

En general, Texas no tiene embargo de salario que no sea para manutención de niños e impuestos. Una excepción es si el salario del consumidor proviene de otro estado que permite el embargo, algo que a menudo es más frecuente con depósito directo. El gobierno federal también puede embargar el salario por incumplimiento de pago de préstamos para estudiantes y otras deudas federales, incluidos impuestos federales y facturas médicas de hospitales militares.

En general, Texas no es un buen lugar para que los acreedores cobren bienes, especialmente de consumidores. Por ejemplo, incluso después de una sentencia, un cobrador no puede quitarle lo siguiente al consumidor:

  1. Casa de familia donde el consumidor ha vivido más de un año;
  2. Un vehículo por persona del grupo familiar con edad suficiente para conducir
  3. Bienes personales
  4. Herramientas que use para trabajar

Sin embargo, las cuentas bancarias son vulnerables. Los cobradores con una sentencia pueden usar una Orden de Embargo o una Administración Judicial para incautar todo el dinero de las cuentas bancarias de un consumidor. Por esto, un consumidor con una sentencia en su contra deberá ser cauto de tener dinero en el banco y es posible que deba considerar la quiebra o resolver el fallo en sus propios términos para evitar que le incauten todo el dinero en sus cuentas.

Incluso con una sentencia, un acreedor no puede incautar los fondos de las cuentas bancarias de un consumidor si el dinero proviene del seguro social, del seguro social por incapacidad, de pagos por manu­ten­ción de niños, de fondos de desempleo y varias otras formas de fondos exentos. Si un acreedor incauta dinero de una cuenta bancaria que no debería haber sido elegible para embargo, como pagos de manu­ten­ción de niños o dinero de un tercero, cuando el deudor es solo firmante de la cuenta, el deudor puede presentar un formulario al tribunal y enviar una copia al acreedor y al banco donde explique por qué no se debería haber tomado este dinero. Se deberá pautar una audiencia al respecto lo antes posible.

Si bien nadie quiere presentar la quiebra, una cancelación de deudas por quiebra podría ser la mejor solución posible para algunos consumidores, especialmente tras ser afectados por una catástrofe. Una quiebra puede eliminar muchas deudas, y también pueden quedar sin efecto las deudas judicializadas. Muchos abogados especializados en quiebra de consumidores ofrecen una consulta inicial gratuita en la que el consumidor puede averiguar si es o no buen candidato para la quiebra. Puede obtener más información al respecto en National Association of Consumer Bankruptcy Attorneys.

Para obtener más información sobre colección de deuda y reparación de crédito, visite la página sobre crédito de la Comisión Federal de Comercio.

G. Ley de Facturación Justa del Crédito

En virtud de la Ley Federal de Facturación Justa del Crédito (FCBA), 15 artículo 1666 y siguientes del USC , si un consumidor pagó una compra con una tarjeta de crédito y surge un conflicto con la facturación en relación con la compra (p. ej., la mercadería que se envió no se correspondía con la compra), el consumidor puede notificar a la compañía de la tarjeta de crédito que hay un conflicto con la compra. Puede encontrar una carta de disputa de muestra en el siguiente enlace, en la sección llamada “Ejerza sus derechos”. La carta de disputa deberá estar dirigida a la compañía de tarjetas de crédito, a la dirección provista para “consultas de facturación”, que por lo general está especificada en el resumen de cuenta. Además, la compañía de tarjetas de crédito deberá recibir la carta dentro de los sesenta días posteriores al envío de la primera factura con el monto en conflicto. La compañía de tarjetas de crédito deberá reconocer el conflicto por escrito dentro de los treinta días de recibida la carta de disputa, a menos que se haya resuelto el problema. La compañía de tarjetas de crédito deberá resolver el conflicto dentro de los dos ciclos de facturación posteriores a la recepción del aviso por escrito del consumidor (sin que esto exceda los noventa días). El consumidor puede retener el pago de la suma en conflicto hasta su resolución. Sin embargo, el consumidor tiene la obligación de pagar la parte de la factura que no forma del conflicto.

Aviso: Los conflictos relacionados con la calidad de los bienes y servicios no se consideran “errores de facturación”, de modo que no rige el procedimiento de conflicto. No obstante, si un consumidor compra bienes o servicios con una tarjeta de crédito y no está satisfecho (o ya transcurrió el periodo de sesenta días para enviar el aviso de error de facturación), el consumidor podría gozar de otros derechos en virtud de la ley.

Si desea obtener más información acerca de la ley FCBA, visite la Comisión Federal de Comercio.

H. Especulación de precios

La Sección 17.46(b)(27) del Código de Comercio y Negocios de Texas establece como práctica comercial engañosa sacar ventaja de una catástrofe vendiendo o alquilando alimentos, medicamentos u otra necesidad a un precio exorbitante o excesivo, o incluso exigir un precio exorbitante o excesivo por estos artículos. Esta ley puede hacerse cumplir de forma privada, por parte del fiscal general o de los fiscales del distrito y del condado.

El procurador general de Texas informó que cobrar precios excesivos por artículos de primera necesidad cuando el gobernador declaró estado de emergencia podría ser considerado manipulación de precios. Algunos ejemplos de dichos artículos incluyen papel higiénico, desinfectante y equipo de protección personal. El procurador general de Texas recomienda denunciar aquí la manipulación de precios. Para obtener más información sobre la manipulación de precios, visite la Oficina del Procurador General.

I. Fraude de garantía hipotecaria

El capital inmobiliario es el valor de mercado de una casa menos la garantía hipotecaria y otros gravámenes que tenga. Por ejemplo, si el valor de mercado de una casa es de $100,000 y el total de la garantía hipotecaria y todos los gravámenes es de $80,000, entonces el capital inmobiliario es de $20,000 ($100,000 - $80,000 = $20,000).

Un fraude de garantía inmobiliaria ocurre cuado se le quita el capital inmobiliario a un propietario de manera fraudulenta. A menudo, las víctimas de fraude de garantía inmobiliaria son ancianos, especialmente viudas mayores de setenta años de edad, personas con conocimientos limitados de inglés o propietarios con ingresos fijos menores a $24,000.

Existen innumerables protecciones para los consumidores con préstamos hipotecarios, y la mayoría de ellos está en el artículo 16 de la Sección 50(a) de la Constitución de Texas, , con disposiciones importantes en la Sección 50(q).

En un área afectada por una catástrofe física, el fraude de garantía inmobiliaria podría ser una manera en la que contratistas deshonestos intenten que los propietarios les paguen por trabajos realizados. Si bien un préstamo de garantía hipotecaria es una manera legítima y frecuente de obtener fondos para reparar su propiedad, no debe pagarse todo de una sola vez y de ninguna manera antes de que haya comenzado el trabajo. Además, hay numerosos derechos de cancelación con un préstamo de garantía hipotecaria y no avisar acerca de estos derechos podría ser un recurso para las víctimas de estafas.

Otro error legal que cometen con frecuencia los estafadores es dejar afuera del préstamo a uno o más propietarios. Todas las personas que tienen derecho sobre la propiedad deberán estar en el préstamo de garantía hipotecaria. No hacerlo podría ser evidencia de que está frente a un prestamista deshonesto, pero también podría ser una manera de ayudar a la víctima a combatir una maniobra fraudulenta de garantía inmobiliaria.

Para obtener más información acerca del Fraude de Garantía Hipotecaria, visite la Oficina del Procurador General.

L. Robo de identidad

El delito de robo de identidad incluye obtener, tener o usar la identidad de otro individuo, sin importar si está vivo o muerto ni su edad (si se trata de un bebé, un menor de edad, un adulto o un anciano), con la intención de dañar o estafar a otra persona. Sin embargo, el hecho es que la mayoría de las veces, cuando el crédito de una persona tiene errores, es la agencia de informes de crédito o un cobrador quien causa el error o es un familiar o amigo que usó su identidad.

Durante una catástrofe, es habitual que los familiares que tuvieron problemas financieros se muden a una misma casa de forma temporal y es entonces cuando ocurren el robo de identidad o la confusión de identidades. Otro problema posible es que los documentos con información de identificación personal podrían quedar en una casa o vehículo dañado y se podría usar esta información para robar la identidad de la persona. Recuerde que, sin importar lo que el cobrador de deudas o el acreedor le digan al consumidor, incluso cuando se trata de un desconocido que le robó la identidad, NO es necesario contar con una prueba de delito para recibir ayuda para limpiar su nombre. Podría ser más ágil pedirle al consumidor que presente una denuncia policial para ayudar a convencer a un acreedor obstinado que están siendo honestos sobre el robo de identidad. Sin embargo, quienes estén asesorando a supervivientes de una catástrofe deberán recordar que no todos tuvieron experiencias positivas con el cumplimiento de la ley. No es necesario realizar la denuncia policial, el sentido común dicta que no es prueba de nada. Simplemente, es un deudor que le informa a un oficial de policía acerca del problema y en raras ocasiones se lleva a cabo una investigación. No se le debe decir a una víctima de robo de identidad que debe comunicarse con la policía, ya que esto no es cierto: la deuda es un problema civil.

Si una persona sospecha que le robaron la identidad, deberá seguir estos pasos:

  1. Llamar o enviar un correo electrónico a los departamentos de fraude de las compañías, bancos o cooperativas de crédito en los que se vieron afectadas sus cuentas. Explicar que le robaron la identidad. Si bien bloquear la cuenta puede ser de ayuda, lo mejor es abrir cuentas nuevas. Después del llamado, lo mejor es hacer un seguimiento a cada acreedor mediante una carta breve y el consumidor deberá conservar copias de dichas cartas. La copia puede ser escaneada o se le puede tomar una fotografía con el teléfono siempre que se vea la carta completa y sea legible. Puede enviar el aviso por correo certificado para obtener un recibo, pero el costo podría ser prohibitivo para algunas víctimas y no es obligatorio.
  2. Comuníquese con cada una de las tres agencias de informe crediticio (Equifax, Experian, TransUnion) y pídales que incluyan una alerta de fraude gratuita en sus informes. También deberá solicitar un informe crediticio gratuito. Actualmente, las tres grandes agencias de informes otorgan informes crediticios gratuitos de forma mensual a los consumidores, de modo que no tienen costo alguno. Tampoco es necesario pagar la puntuación crediticia, ya que esto no detalla qué se informa.
  3. Cambie contraseñas, números de PIN e información de inicio de sesión de todas las cuentas que posiblemente hayan sido afectadas, incluidas las direcciones de correo electrónico, y de todas las cuentas que tengan la misma información de inicio de sesión, la misma contraseña o el mismo PIN. No olvide incluir aplicaciones de transferencia de dinero, como Venmo, Cash App o PayPal.
  4. Comuníquese con el departamento de policía, denuncie el delito y procure obtener un informe policial.
  5. Visite el sitio web de la Comisión Federal de Comercio, denuncie el robo de identidad y cree un plan de recuperación ante robo de identidad.
  6. Decida si desea que bloqueen su informe crediticio por cuestiones de seguridad.
  7. Revise su informe crediticio para corregir cualquier tipo de error e identificar cuentas nuevas que se hayan abierto en su nombre. Después deberá enviar un reclamo por escrito a las agencias de informes crediticios como Experian, Equifax y TransUnion. Puede enviar una copia del reclamo a las empresas y es recomendable incluir evidencia de haberla (como facturas de servicios públicos con una dirección distinta de la que le proporcionaron en la cuenta falsa) junto con una explicación clara. En los reclamos por escrito, no es necesario ni se aconseja utilizar un lenguaje legal específico, ya que debe provenir directamente del individuo afectado.
  8. Revise las otras tarjetas de crédito y estados de cuentas bancarias y tome las medidas necesarias para eliminar o reclamar cargos o débitos no autorizados.
  9. Si la maniobra involucra impuestos o el pago de estímulo CARES, encontrará pautas específicas en el sitio web del IRS.
  10. Tenga en cuenta otros pasos que podrían ser necesarios para abordar problemas específicos, como denunciar un mal uso del número del Seguro Social o eliminar cargos penales a su nombre.

Según el Capítulo 521 del Código de Comercio y Negocio de Texas, las víctimas de robo de identidad tienen la opción de buscar una orden judicial donde declaren ser víctimas de robo de identidad. Si una persona obtiene este tipo de orden judicial, puede enviarla a las compañías privadas y entidades gubernamentales para contribuir a que se corrijan los registros con información falsa o imprecisa como resultado del robo de identidad. No obstante, recuerde que esto no es algo que se solicite habitualmente y no deberá ser el primer paso en un caso de robo de identidad.

El abuso por parte de una pareja o un familiar, incluido el abuso financiero, es otra cuestión que aumenta en épocas de crisis y una catástrofe es claramente un momento de crisis. La ley de Texas es progresista en este sentido y las víctimas de abuso financiero no son responsables por una deuda extorsiva, lo que se entiende como una deuda que se tomó a su nombre por la fuerza o por extorsión, pero puede incluir también deudas que el abusador tomó a su nombre sin su conocimiento. Consulte las herramientas para víctimas de deuda extorsiva: cómo abordar el robo de identidad de sobrevivientes de abuso financiero.

Para obtener más información sobre el robo de identidad de, visite el sitio web federal identitytheft.gov donde también encontrará formularios.

K. COVID-19 y emergencia de salud pública (PHE)

  1. Estafas por COVID-19: los consumidores deben estar al tanto de los riesgos potenciales aunque el PHE haya finalizado.
     
    • Estafas relacionadas con el IRS, en las que los delincuentes se hacen pasar por empleados del IRS para obtener información financiera de sus víctimas.
    • Estafas con mascotas, en las que los delincuentes obtienen un pago de sus víctimas por mascotas inexistentes.
    • Estafas de trabajo desde casa, en las que los delincuentes obtienen la información financiera y pagos de sus víctimas bajo la falsa promesa de un trabajo desde casa.
    • Estafas con tarjetas de regalo, en las que se cuentan diversas historias a personas vulnerables para que compren tarjetas de regalo y proporcionen números de tarjetas de regalo a los estafadores, quienes luego usan el dinero para sus propios fines.
    • El Capítulo 17 del Código de Comercio y Negocios de Texas hace que tales estafas sean ilegales según la ley estatal. Las estafas de empleo en particular han estado orientadas hacia aquellos consumidores que están buscando formas seguras de hacer dinero. Los consumidores deberán tener cuidado con aquellos trabajos en los que se les diga que están abriendo una oficina en la ciudad y se les envíen cheques para depositar. Casi siempre se trata de estafas: los empleadores no envían cheques de caja a empleados nuevos para que los depositen, sin importar la excusa. Los estafadores cancelan los cheques y dejan a las víctimas con saldos negativos en sus cuentas. Para obtener más información sobre estafas relacionadas con el COVID-19, visite la Oficina del Procurador General y la Comisión Federal de Comercio.
  2. Protecciones para deudores del COVID-19: alivio hipotecario

    La Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES) estableció protecciones para los propietarios de viviendas con hipotecas respaldadas por el gobierno federal que tenían dificultades financieras debido al COVID-19. Con la emergencia de salud pública terminando el 2023 de mayo, estas protecciones específicas ahora son urgentes. En el caso de los préstamos respaldados por la FHA, el USDA o la VA, el plazo final para solicitar una indulgencia por morosidad inicial fue el 30 de junio de 2021. Para préstamos respaldados por Fannie Mae o Freddie Mac, la fecha límite era el 28 de febrero de 2021.

    La indulgencia y las modificaciones hipotecarias aún pueden ser opciones en ciertas situaciones en las que se puede demostrar que las dificultades financieras evitan las ejecuciones hipotecarias. Hable con el prestamista para averiguar qué es aplicable en determinadas situaciones.
  3. Préstamos estudiantiles durante COVID

    La Ley CARES § 3513 proporcionó alivio para los prestatarios de préstamos estudiantiles con préstamos directos y también para préstamos FFEL, pero solo aquellos préstamos FFEL que actualmente son propiedad del Departamento de Educación de los Estados Unidos. Fundamentalmente, quienes solicitaron préstamos Perkins y préstamos FFEL que aún son propiedad de bancos o asociaciones de garantías, no están protegidos por la Ley CARES. Una estimación es que hay más de nueve millones de prestatarios de préstamos estudiantiles que no están cubiertos por la Ley.

    Si bien se suspendieron los pagos de préstamos para estudiantes, los préstamos no acumularon intereses y el mes de un pago de préstamo suspendido se tratará como si se hubiera hecho un préstamo con fines de condonación y rehabilitación de préstamos. Consulte el artículo 3513(b), (c) de la Ley CARES. El período de suspensión no debe resultar en informes crediticios negativos, y el cobro involuntario del préstamo será suspendido, sin embargos salariales, intercepciones de impuestos, compensación de beneficios federales o cualquier otra actividad de cobro. Consulte el artículo 3513(d), (e) de la Ley CARES.

    Las protecciones que se mencionan más arriba no cubren préstamos privados para estudiantes, ni tampoco préstamos estatales para estudiantes, como el Hinton-Hazelhurst.

8.4. Sitios web para directivas / anuncios de agencias reguladoras

Contactos importantes:

Para informar una queja acerca de cualquiera de los temas que se mencionan más arriba, los consumidores deberán comunicarse con el Procurador General de Texas al 1-800-621-0508 (línea telefónica de protección al consumidor), 1-800-252-8011 (línea telefónica de ayuda general) o consultar el sitio web: https://www.texasattorneygeneral.gov/cpd/file-a-consumer-complaint.

  • Procurador General de Texas: División de Protección al Consumidor
    Sitio web: https://www.texasattorneygeneral.gov/cpd/consumer-protection
    Línea telefónica de protección al consumidor: 1-800-621-0508
    Línea telefónica de ayuda general: 1-800-252-8011
  • Oficina del Procurador General
    Teléfono: (512)463-2100
    Fax: (512)475-2994
    300 W. 15th Street
    Austin, TX 78701
  • Better Business Bureau
    Oficina de Buenas Prácticas Comerciales (BBB) de Gran Houston y del Sur de Texas
    Sitio web: https://www.bbb.org/houston
    Correo electrónico: info@bbbhou.org
    Teléfono: (713) 868-9500
    Fax: (713) 867-4947
    1333 W. Loop South, Ste. 1200
    Houston, TX 77027

    BBB del Sudeste de Texas
    Sitio web: https://www.bbb.org/southeast-texas
    Correo electrónico: info@bbbsetexas.org
    Teléfono: (409) 835-5348
    Fax: (409) 838-6858
    550 Fannin Street, Suite 100
    Beaumont, TX 77701-2011

8.5. Preguntas frecuentes

P. 8-1 - ¿Cómo puedo protegerme de contratistas inescrupulosos?

Antes de contratar cualquier servicio, el consumidor deberá llevar a cabo lo siguiente:

  • Verificar la licencia, si corresponde, con las agencias reguladoras correspondientes. Tenga en cuenta que los contratistas generales residenciales no cuentan con licencias estatales, aunque es posible que cuenten con una licencia de su gobierno local, como El Paso y Laredo.
  • Verificar que la empresa sea legítima mediante un BBB local y reseñas en línea.
  • Obtener ofertas para comparar con listas de los servicios prestados y costo de los materiales.
  • Obtener todos los presupuestos por escrito.
  • Hablar con otros clientes para confirmar que estén satisfechos.
  • Leer todos los contratos o acuerdos de servicio antes de firmarlos.
  • Conseguir todas las enmiendas a los contratos por escrito y firmadas por ambas partes; y
  • Presentar quejas en las agencias reguladoras correspondientes si se encuentra con un posible fraude o abuso.
  • Lo que es quizás más importante, los consumidores deberán tomarse su tiempo a la hora de tomar decisiones, algo que puede parecer imposible tras una catástrofe. Sin embargo, es sospechoso que un contratista presione a un propietario para que firme de inmediato, y el consumidor debe sentirse libre de obtener al menos dos presupuestos y tomarse el tiempo para considerar las opciones.

El número de teléfono de la línea telefónica de protección al consumidor de la Oficina del Procurador General de Texas es el 1-800-621-0508 y la línea telefónica de ayuda general es 1-800-252-8011. Inste a los consumidores a comunicarse con el procurador general si alguien se comunica con una presunta estafa; una alerta temprana puede evitar que otros se vean afectados por el fraude. Recomiéndeles que se comuniquen con periodistas locales especializados para notificar las estafas.

El Código de Comercio y Negocios de Texas 58.001 y siguientes regula las acciones de los contratistas de remediación en casos de desastre que no tienen oficinas dentro de un condado o condado adyacente donde ocurrió un desastre natural. A menos que un contratista de reparación en caso de catástrofe tenga una oficina establecida dentro del condado o en un condado adyacente a donde se encuentra una propiedad durante al menos un año antes del contrato, el contratista de reparación en caso de catástrofe no puede exigir el pago total o parcial antes de comenzar el trabajo y solo puede exigir un pago parcial en una cantidad razonablemente proporcional al trabajo realizado.

Para obtener más información sobre remodelación de una propiedad y cómo elegir un contratista, visite la Oficina del Procurador General.

P. 8-2 - ¿Debo firmar un contrato de retención para pagar las reparaciones en mi propiedad?

Es habitual que el propietario necesite realizar reparaciones importantes debido a los daños graves después de una catástrofe. Dichas reparaciones podrían incluir arreglos en el techo y los revestimientos, trabajos de plomería, instalación eléctrica, calefacción y refrigeración, reemplazo de estructuras dañadas, cuartos internos, etc. El costo de estas reparaciones probablemente supere el monto que cubre el seguro y la capacidad del propietario de pagarlo. A veces, el mantenimiento diferido puede dificultar la necesidad de reparar los daños relacionados con la catástrofe, y el propietario puede sentirse atrapado entre el alto costo de las reparaciones y los fondos limitados para las reparaciones. Los contratistas o vendedores inescrupulosos se aprovecharán de los temores del propietario y aceptarán realizar las reparaciones a un costo irreal mediante ardides financieros.

El vendedor o contratista convence al propietario de firmar un contrato de retención con la propiedad como garantía. Los montos de devolución del préstamo son mayores que lo que puede pagar un consumidor con un ingreso fijo.

Además, el contratista realiza reparaciones o presta servicios deficientes y el consumidor se niega a pagarle a la compañía financiera.

El consumidor debe tener en cuenta que los contratos de retención funcionan como un pagaré. Si el propietario omite solamente un pago, el acreedor podría ejecutar la hipoteca y vender la propiedad sin siquiera ir al tribunal. El resultado más frecuente es que el propietario no solo no obtiene las reparaciones necesarias, sino que además pierde su propiedad a través de la ejecución hipotecaria.

P. 8-3 - ¿Debería considerar refinanciar mi propiedad para pagar las reparaciones u otros gastos?

Debido al aumento de los costos de afrontar una emergencia, a menudo los consumidores se atrasan con los pagos del crédito o se extralimitan, al punto de que deben elegir si pagarles a los acreedores o comprar necesidades básicas, como alimentos. Con frecuencia, las compañías financieras se contactan con estos consumidores con la promesa de consolidar la deuda del propietario de garantías hipotecarias existentes, deudas de la tarjeta de crédito, préstamos del automóvil y préstamos para reparaciones.

Las compañías entonces presionan al propietario para que firme varios acuerdos sin permitir el tiempo suficiente para que el propietario los revise o consulte con otra persona.

Los resultados negativos de dichos ardides de refinanciación incluyen tasas de procesamiento elevadas, pagos a acreedores fantasma e incumplimiento del préstamo. A menudo, el propietario no puede pagar los costos de refinanciación y los gastos de vida básicos, por lo que la situación termina siendo peor que antes de la refinanciación.

Los préstamos predatorios generalmente están dirigidos a prestatarios de ingresos bajos y pertenecientes a minorías, como también propietarios ancianos. Aconsejan a los prestatarios a mentir sobre sus ingresos para obtener un préstamo; les prestan intencionalmente más dinero del que pueden devolver, les cobran cargos innecesarios; los presionan para obtener préstamos de alto riesgo y usan tácticas intimidatorias para vender mejoras en la propiedad y después financiarlas a tasas de interés más altas. Estos depredadores se abalanzan sobre situaciones desesperantes. Estos son algunos consejos para los consumidores:

  • Tenga cuidado con un prestamista que sostenga que él es la única opción para obtener un préstamo o les pida a los prestatarios firmar un contrato o acuerdo de préstamo donde falte información.
  • Sea cauto si oye a un prestamista decir que refinanciar su propiedad puede resolver sus problemas de dinero o de crédito.
  • Entreviste siempre a más de un contratista y prestamista. Pida recomendaciones a familiares y amigos.
  • Investigue a los prestamistas, contratistas, tasadores, etc., con la oficina del fiscal general o el Better Business Bureau y revise su historial de quejas.
  • Nunca mienta en una solicitud de préstamo. Un prestamista que sugiere esto es fraudulento y posiblemente delincuente.
  • No permita que nadie lo convenza de pedir un préstamo por más dinero del que sabe que puede costear.
  • Asista a cursos de educación sobre tener una vivienda propia. Están disponibles a través del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE. UU. (HUD) o de agencias de asesoramiento. Puede encontrar una lista de asesores de vivienda aprobados por HUD para Texas, Texas, aquí.
P. 8-4 - ¿Puedo pedirle a un familiar o amigo cercano que me ayude con los gastos?

Los propietarios aislados que necesitan ayuda para mantener su propiedad a menudo son víctimas de sus amigos, familiares o cuidadores. Ayudan al propietario con tareas del hogar, como hacer las compras o llevarlos a las consultas con el médico. En ocasiones, los hijos de personas ancianas buscan tomar el control de la propiedad de sus padres para sus propios fines.

Estas personas usan con frecuencia estrategias de intimación para convencer a personas ancianas, incapacitadas o que hablan poco o nada de inglés para que les transfieran el título de la propiedad a ellos. A veces logran obtener un poder legal cuando la persona está muy enferma. Sin el conocimiento del propietario, el titular del poder legal puede gravar o ceder la propiedad y conservar las ganancias para sí mismo.

Si es necesario recurrir a un poder legal, considere uno limitado, en el que el agente no tenga autoridad para celebrar contratos en relación con la vivienda. Además, los propietarios deben recordar que darle a otra persona un poder notarial no significa que no puedan firmar (o cancelar) contratos en su propio nombre

P. 8-5 - ¿Qué debo saber sobre los asesores de ejecución hipotecaria?

Algunos depredadores financieros asedian a los propietarios durante el proceso de ejecución hipotecaria. Aseguran ser expertos que pueden asistir a los propietarios cuando reciben un aviso de incumplimiento. En Texas, una vez que la compañía financiera presenta un gravamen formal al Secretario del Condado, el propietario es contactado por un aluvión de asesores de ejecución hipotecaria. Estos ladrones financieros le imponen más gravámenes a la propiedad con tasas y cargos extravagantes. Intentan obtener el título mediante un poder legal o transferencia directa. Se aprovechan de la aflicción del propietario y le ofrecen comprar la propiedad por un valor inferior al que tiene en el mercado, tergiversando el valor de la propiedad y las inhibiciones. Le hacen creer al propietario que puede quedarse en la vivienda por el resto de su vida. De hecho, después de obtener la propiedad, la venden y el nuevo propietario entrega a los inquilinos los documentos de desahucio. Se debe advertir a los clientes sobre estas estafas.

También se les deberá informar a los consumidores los consejos que se detallan más arriba para que conozcan formas de protegerse de prestamistas deshonestos.

HUD ofrece asesores de ejecución hipotecaria de forma gratuita en su sitio web a través del Programa Making Home Affordable (HAMP). Toda la información necesaria para comenzar el proceso se encuentra en Making Home Affordable.

Para hablar con un asesor de vivienda ahora, llame al 1-888-995-HOPE (4673). Si alguien intenta cobrarle a un consumidor una modificación, lo más probable es que se trate de alguien que intenta estafarlo.

P. 8-6 - ¿Cómo decido qué facturas debo pagar primero?

Antes de decidir qué facturas pagar y cuáles ignorar, es necesario que los consumidores entiendan las consecuencias. A continuación se incluye una lista de deudas que, de no pagarse, podrían tener consecuencias inmediatas y perjudiciales:

  • Los pagos ordenados por el tribunal, como la pensión alimenticia o la manutención de niños, deben pagarse a tiempo o se puede solicitar tiempo en la cárcel por desacato al tribunal. Si el cliente no puede pagar, no lo ignore. Solicite al tribunal que modifique la orden de pago. En general, el tribunal disminuirá o eliminará los pagos para que sean acorde a su nueva situación financiera. Además, si el cliente es beneficiario del seguro social por incapacidad (SSD), seguramente sus hijos sean elegibles para recibir beneficios de “dependientes”, lo que podría cubrir las obligaciones de sustento del cliente de forma total. Consulte con la oficina del Seguro Social del cliente.
  • Los servicios continuos, como los servicios públicos, el servicio telefónico o la cobertura de seguro de salud, deben pagarse o los consumidores perderán el servicio o la cobertura. A veces, las dificultades financieras crean oportunidades de elegibilidad en programas complementarios que pueden ayudar con los costos. Por ejemplo: El Programa de Asistencia Integral de Energía del TDHCA (CEAP) podría ayudar con los costos de energía. Si lo necesita, pregúntele a su proveedor si existe alguna opción.
  • Los artículos comprados a crédito o comprometidos como garantía en un préstamo, en general, pueden confiscarse si no se pueden realizar los pagos. No obstante, es poco probable que un prestamista solicite la devolución de una propiedad a menos que el prestatario omita varios pagos y no colabore. Si el consumidor necesita más tiempo para realizar los pagos, deberá comunicarse en primer lugar con el prestamista.

En términos generales, el consumidor debe pagar las facturas en orden de prioridad: alquiler/hipoteca de la vivienda, alimentos/servicios/pagos ordenados por el tribunal, y después todo lo demás. La factura de la tarjeta de crédito es lo último que deberá pagar y solo deberá hacerlo si ya pagó todas las necesidades básicas.

P. 8-7 - ¿Qué debo hacer si no puedo pagar todas mis facturas?

Si el deudor puede costear pequeños pagos mensuales, deberá comunicarse con el cobrador para preguntar si los pagos son aceptables y lograr un acuerdo sobre lo siguiente:

  • La cantidad total adeudada de una factura, incluido el interés que se agregará cada año.
  • El monto de los pagos mensuales.
  • Los plazos en los que los pagos deben llegar al cobrador.
  • La dirección donde se deben enviar los pagos.

Es importante que los deudores conserven un registro de las llamadas telefónicas del cobrador con respecto a las facturas vencidas, y que incluyan el nombre completo de la persona con la que hablaron y la fecha, la hora y los detalles de la conversación. Si el deudor arregla un acuerdo de pago, deberá enviar una carta breve donde confirme los términos del plan de pago. El deudor deberá conservar siempre copias de todas las cartas y los pagos que le envíe al cobrador. Las cartas al cobrador se deberán enviar mediante correo certificado. Los Servicios de Asesoramiento Crediticio al Consumidor pueden ayudar a negociar con los cobradores en nombre de los deudores de forma gratuita o a un precio muy bajo. Para localizar a un asesor crediticio, visite la Comisión Federal de Comercio.

Tenga cuidado de no firmar acuerdos de renovación o refinanciamiento con los acreedores, ya que es posible que esté renunciando a derechos que podrían protegerlo del acreedor. Además, en términos generales, si usted firma un acuerdo con un acreedor por un pago, reiniciará las leyes de prescripción con respecto a esa deuda.

P. 8-8 - ¿Qué hago si no tengo capacidad de pagarles a mis acreedores?

Algunos deudores que no tienen ingresos de un empleo ni posibilidades de un ingreso así, podrían considerarse “insolventes”. Estas personas no tienen bienes inmobiliarios, propiedad personal de valor considerable, tampoco tienen más de un automóvil y probablemente tampoco tengan cuentas bancarias ni otras inversiones. Estos deudores que no pueden acordar un plan de pago factible deberían considerar enviarle una carta al cobrador para informarle que no pueden pagar y pidiéndole que deje de comunicarse en relación con la deuda. La carta deberá incluir una explicación de las circunstancias especiales por las que no puede concretar el pago. Al enviar esta carta estará limitando el derecho del cobrador a comunicarse con el deudor.

La quiebra podría ser la mejor opción para algunos sobrevivientes de una catástrofe que no pueden cumplir con sus acreedores. Presentar la quiebra no necesariamente cancelará las deudas. Se recomienda que los individuos que deseen iniciar el procedimiento de quiebra consulten un servicio de referencia de abogados certificados por el colegio de abogados estatal para que puedan contactar a un abogado con experiencia en quiebra. Para obtener información sobre la referencia de abogados, llame al Colegio de Abogados de Texas al 800-252-9690 o visite el sitio web del Colegio de Abogados del Estado y haga clic en "Buscar un abogado", luego en "Comuníquese con el Servicio de información y referencia de abogados".

P. 8-9 - ¿Qué sucede cuando los deudores no pagan?

Los deudores no son penalmente responsables por tener deudas. Sin embargo, el acreedor puede presentar una demanda civil contra el deudor para cobrar la deuda y una sentencia del tribunal podría darle el derecho de cobrar bienes que no estén exentos. Además, el acreedor tiene derecho a informar la deuda impaga a una agencia de informe crediticio.

Los contratos de préstamo para un automóvil por lo general le permiten al acreedor recuperar el vehículo sin aviso previo si el prestatario no realiza los pagos o si no contrata un seguro para el vehículo. El deudor deberá pagar el saldo total del préstamo, además de todos los gastos de recuperación del vehículo. Si el deudor no puede pagar, el acreedor puede vender el automóvil y demandarlo por la cantidad que debe sobre el precio de venta.

Si la factura adeudada es en concepto de servicios que el deudor continúa recibiendo (p. ej., servicios públicos) el acreedor puede interrumpir el servicio o retener la reconexión, incluso si el deudor se muda a otra vivienda. El acreedor podrá también iniciar una demanda para intentar cobrar el saldo adeudado.

En virtud de las leyes federales y estatales, algunos tipos de ingresos y propiedades quedan exentos de usarse como cobro, independientemente de cuánto se adeude y si hubo quiebra o no. Los más importantes son los siguientes:

  • En Texas, la propiedad de familia de un individuo está protegida de la mayoría de las cobranzas.
  • Los pagos del Seguro Social, los ingresos por anualidad (esto cubre pagos del seguro privado por discapacidad), ingresos por pensiones, compensación a trabajadores y por desempleo (existen algunas excepciones para manu­ten­ción de niños, pensión alimenticia e impuestos).
  • Los fondos y las ganancias de una póliza de seguro de vida.
  • Electrodomésticos y muebles necesarios del hogar.
  • Artículos personales y vestimenta necesarios.
  • Equipo médico necesario.
  • Si trabaja, las herramientas necesarias para hacerlo.
  • Un vehículo motorizado de dos, tres o cuatro ruedas para cada miembro de la familia o adulto soltero que tenga una licencia de conducir o que no tenga una licencia de conducir, pero que cuente con otra persona para manejar el vehículo en su beneficio.
  • Vehículos y herramientas para la actividad agrícola o ganadera.
  • Propiedad personal de una familia que tiene un valor agregado justo de mercado de no más de $100,000, sin incluir gravámenes, garantías reales u otros cargos que graven la propiedad; O
  • Propiedad personal de un solo adulto que tiene un valor agregado justo de mercado de no más de $50,000 sin ningún tipo de gravamen, garantía prendaria u otros cargos que impongan gravamen sobre la propiedad. Si la totalidad de su propiedad y sus ingresos están exentos, entonces el deudor deberá notificar a sus acreedores.

Formularios relacionados

  • Manual para situaciones de catástrofe

    El Manual para casos de catástrofe puede ayudar a los abogados voluntarios a abordar cuestiones legales relacionadas con catástrofes.