Ir al contenido principal

Régimen de visitas ordenadas por el tribunal y seguridad infantil

Servicios de protección infantil (CPS)

Este artículo está dirigido al régimen de visitas ordenadas por el tribunal cuando hay un problema de seguridad infantil.

Al determinar si un niño debe cumplir con el régimen de visitas y las posibles consecuencias en caso de no cumplirlo, consulte, en primer lugar, si existe una orden judicial de custodia y régimen de visitas. Los padres recuerdan con claridad que se presentaron frente al tribunal y obtuvieron una orden firmada por un juez. Otros tal vez recuerden haber estado en contacto con la División de Manu­ten­ción de Niños de la Oficina del Procurador General, a pesar de no haber estado frente a un juez o haber sido notificados con papeles judiciales, pero nunca haberse presentado en una reunión o en el tribunal.

¿Cómo puedo saber si tengo una orden judicial de custodia, régimen de visitas y manutención de niños?

Si no tiene en claro si cuenta con una orden judicial para el niño, hágase las preguntas a continuación:

  • ¿Alguna vez recibí papeles judiciales por el niño?

  • ¿Alguna vez me presenté frente a un juez o tribunal por el niño?

  • ¿Alguna vez alguien ha brindado manutención de niños por el niño?

  • ¿Alguna vez fui a una reunión por este niño con las personas encargadas de Manutención de Niños en la Oficina del Procurador General?

  • ¿Me divorcié del padre sin custodia una vez que nació el niño?

Si su respuesta es afirmativa en alguna de estas preguntas, tal vez cuente con una orden judicial de custodia, régimen de visitas y manu­ten­ción de niños para su hijo.

Para estar seguro, puede comunicarse con la oficina del secretario del tribunal de distrito en el condado donde vivía su hijo al conseguir la orden. Si su hijo siempre vivió en un único condado, será sencillo determinar a cuál pertenece. Sin embargo, si su hijo se mudó, tal vez tenga que consultar en oficinas distintas y con secretarios del tribunal del otro distrito.

Cuando se comunique con la oficina del secretario del tribunal del distrito, dígale que está intentando ubicar la orden de una resolución judicial que afecta la relación entre padres e hijos (o una SAPCR). Si sabe el número del caso, se lo puede dar. Si no lo sabe, indique su nombre y el de su hijo. Es posible que algunas oficinas le hagan completar un formulario para solicitar formalmente la búsqueda. Otras tal vez cuenten con los registros virtuales del tribunal de familia y usted puede realizar la búsqueda por su cuenta. Le sugerimos que haga una copia de la orden para que tenga constancia y la guarde en un lugar seguro.

Aviso: si ha estado en contacto con la División de Manutención de Niños de la Oficina del Procurador General de Texas, la documentación que recibió al final de una reunión podría denominarse de otra forma. Por ejemplo, tal vez reciba el nombre de “acuerdo”. Sin embargo, dicho acuerdo podría convertirse en una orden judicial en un futuro. Si nunca recibió una copia de la orden, puede solicitarla en la Oficina del Procurador General. Si perdió su orden, podría pedir una copia del expediente en la oficina del secretario del tribunal del distrito en el condado donde se emitió la orden. Es posible que deba pagar una tarifa por la copia de la orden.

El hecho de que se haya reunido en la Oficina de Manutención de Niños no implica que haya una orden definitiva. En algunas ocasiones, el proceso no se puede completar. Uno de los motivos podría ser que no se localizó ni notificó al padre sin custodia, ya que todavía no se determinó una fecha con la corte.

¿Por qué es elemental que haya una orden judicial para comprender el derecho al régimen de visitas?

La orden judicial establece las reglas para la tenencia y visita (comúnmente denominado “régimen de visitas”). Está redactado con sumo cuidado para evitar que se generen desacuerdos sobre los días y horarios en los que el niño debe estar con cada padre. La orden judicial debería incluir una lista detallada para cada período de tenencia con el día y horario de inicio y fin de la visita. Además, debería incluir el domicilio u otra ubicación exacta donde se debe recoger y entregar al niño.

Si el niño vive con usted, debería encontrarse con el padre sin custodia o el curador en la ubicación que se menciona en la orden judicial. El horario que se establece en la orden judicial es el horario indicado para presentarse en el lugar. Si, en cada visita, el niño no se encuentra disponible, el padre sin custodia puede iniciar una ejecución forzosa en su contra por incumplir una orden judicial.

Si el niño no vive con usted, preséntese en el día y lugar indicados en la orden judicial para recoger al niño y cumplir con el régimen de visitas. Si el otro padre no se presenta en el lugar y no han coordinado otra visita (especialmente, si esta situación ocurrió en más de una oportunidad), el tribunal puede hacer cumplir la orden en contra del otro padre.

¿Qué implica hacer cumplir una orden?

Se puede iniciar una acción de ejecución si el padre sin custodia o el curador incumplen, de alguna manera, la orden judicial. Generalmente, se usa para hacer cumplir el régimen de visitas, aunque se puede utilizar para cualquier tipo de incumplimiento. Por ejemplo, puede exigir el cumplimiento de la orden si el padre sin la custodia se rehúsa a dar su domicilio, cuando la orden establece claramente que esa información se debe compartir. Puede exigir el cumplimiento de la orden si el padre sin la custodia supuestamente está pagando la manutención de niños, pero no lo hace. La División de Manutención de Niños de la Oficina del Procurador General lo ayudará con el cumplimiento de la manu­ten­ción de niños.

Cuando inicia una ejecución forzosa, puede solicitarle al juez que sancione a la persona que incumplió con la orden. Las sanciones pueden incluir un régimen de visitas adicional, multas, pagos o, incluso, encarcelamiento.

Se puede exigir el cumplimiento de una orden si es “clara, específica y precisa en cuanto a las obligaciones y responsabilidades del supuesto infractor”. Ex Parte Slavin (Texas 1967). Es por eso que las palabras utilizadas dentro de la orden son sumamente importantes; como así también, quien lea la orden debe prestar atención especial, ya que se determinan las obligaciones del progenitor sin la custodia.

Visite Cómo hacer cumplir la orden del régimen de visitas.

Los horarios propuestos por el tribunal no le sirven a nuestra familia. ¿Qué alternativas tenemos?

La mayoría de las órdenes judiciales permiten el acuerdo de determinados términos como “la tenencia y acceso se llevarán adelante según lo acordado o de la siguiente manera...”, luego describen el horario del régimen de visitas. Si los progenitores desean realizar un acuerdo diferente al propuesto por el horario en el régimen de visitas, pueden hacerlo y modificarlo como deseen. Sin embargo, si una de las partes no está de acuerdo, se espera que ambos cumplan con la orden judicial. Si no cumplen con la orden judicial, podría emitirse una ejecución forzosa contra la parte que infringió la orden.

Si el progenitor no puede acordar un horario diferente, tal vez sea posible que modifiquen (o cambien) la orden judicial para que el horario sea más práctico. Generalmente, antes de que el progenitor pueda solicitar la modificación de la orden judicial, deberá demostrar que las circunstancias de su vida han cambiado de forma sustancial desde que se firmó la última orden. El juez no tiene el tiempo ni el tribunal tiene los recursos para abordar cada uno de los desacuerdos que surjan entre las partes. Los progenitores deberían intentar resolver las diferencias y ser comprensivos de los horarios del otro, como así también, considerar las necesidades y el interés superior del niño.

¿Hasta qué punto puedo exigir que el progenitor sin custodia cumpla con la orden judicial?

En la mayoría de los casos, se espera que los progenitores se comporten coherentemente. Por ejemplo, es razonable que se permita que un progenitor llegue tarde si la causa de la demora se debe a una ocasión particular o a problemas con el tránsito. Si hay una celebración familiar puntual que reduce el tiempo habitual de la visita del progenitor, es razonable que, el fin de semana siguiente, se le otorgue un tiempo adicional compensatorio. Es lógico que acuerden la modificación del fin de semana en esta situación particular.

Priorice la comunicación. Es lógico que espere el aviso del progenitor sin la custodia, ya sea por una demora o porque no llegará a la visita. Nadie debería estar obligado a esperar sin saber qué va a suceder con su hijo. Llegar tarde o perder una visita no es solamente una falta de consideración, sino también es difícil de comprender para los hijos. Saber qué esperar y poder apoyarse tanto en el padre como en la madre es lo mejor para ellos.

Si cree que el progenitor sin la custodia ha infringido la orden judicial sin una explicación razonable, lea Cómo hacer cumplir una orden de régimen de visitas.

¿Qué sucede si no entiendo el régimen de visitas establecido por el tribunal?

Una vez que haya comprobado que posee una orden judicial, léala con atención. Las órdenes suelen ser extensas e, incluso, confusas. Para más información sobre los conceptos básicos de la tutela, lea Órdenes de régimen de visitas y de tenencia de un hijo.

Si necesita ayuda para entender la orden, hable con un abogado. Muchas bibliotecas de derecho tienen abogados que los pueden ayudar a comprender una orden judicial. Para encontrar una biblioteca de derecho, visite Bibliotecas de derecho de Texas.

Los padres sin la custodia que tengan dudas sobre la tenencia y el régimen de visitas pueden encontrar recursos en TXAccess.org. Visite el Directorio de ayuda legal de TexasLawHelp para encontrar ayuda legal cerca de su ubicación. Tal vez sea posible reunirse con un abogado en una clínica. Para encontrar una clínica, visita el Calendario de eventos y clínicas legales de TexasLawHelp.

Opciones disponibles cuando cuenta con una orden judicial

Cuando hay una orden judicial de tutela, régimen de visitas y manutención de niños, los padres o las partes involucradas en la orden tienen dos alternativas en cuanto al horario del régimen de visitas:

  1. Cumplir con el horario del régimen de visitas de la orden.

  2. Acordar un horario diferente al establecido por la orden. Muchas órdenes establecen: “La tenencia y el acceso se llevarán adelante según lo acordado o de la siguiente manera”. Esto implica que las partes pueden realizar acuerdos. Sin embargo, no todas las órdenes tienen esta aclaración, por eso debe leer su orden con atención.

Las partes deben ponerse de acuerdo. Esto no implica que pueda obligar o amenazar al otro progenitor para que haga lo que usted desee. Generalmente, una buena alternativa es tener todos los acuerdos por escrito (en un mensaje de texto, correo electrónico o documento en papel) para que tenga pruebas de lo acordado. Sin embargo, cualquier progenitor puede cambiar su parecer sobre el acuerdo en cualquier momento. Por ejemplo, si los padres acuerdan encontrarse para el intercambio a las 8 p. m. en vez de a las 6 p. m., cualquiera de los dos puede cambiar su parecer y solicitar que el intercambio se realice a las 6 p. m. de nuevo.

Por lo general, los niños preferirán un único hogar. Los niños pequeños tal vez deseen quedarse con su cuidador principal. Los adolescentes tal vez prefieran al progenitor que imponga menos reglas. Cualquier hijo tiende a elegir quedarse en el vecindario donde tenga más amigos. Hay muchas razones por las cuales un niño desea no visitar o querer regresar con el progenitor que tiene la custodia. Sin embargo, de acuerdo con las leyes de Texas, el progenitor debería pasar tiempo con su hijo para vincularse con este, salvo que haya una buena razón para que el tribunal considere eliminar el régimen de visitas. A menos que la orden determine lo contrario, no es posible rechazar el régimen de visitas, con excepción de los casos en los que los progenitores acuerdan eso.

Si bien el progenitor sin custodia tiene derecho al régimen judicial de visitas, ¿qué sucede si el niño corre peligro? ¿Puedo negarle el permiso de visita?

No encontrará una respuesta clara en cuanto al cumplimiento de la visita si sospecha que su hijo no está a salvo con el progenitor que no tiene la custodia. Cada situación será diferente. Hay problemas de seguridad más graves que otros, como también hay niños que son más vulnerables que otros a los daños. En una situación como esta, el progenitor debe considerar dos obligaciones probablemente contradictorias:

  • La obligación de cumplir con la orden judicial y, si no la cumplen, el progenitor se enfrentan a la posibilidad de ser procesados por desacato en una ejecución forzosa. Las penas por desacato pueden consistir en multas, pagos o encarcelamiento. En algunas ocasiones, se incluyen cargos criminales como la interferencia con la custodia de los hijos, que es considerado un delito grave con encarcelamiento federal.

  • La obligación de proteger a su hijo, que es una obligación legal que tiene todo progenitor. Si un padre no protege a su hijo, ese menor puede salir dañado, los CPS puede involucrarse y esa falla se puede utilizar en su contra en un tribunal.

En algunas circunstancias, la comunicación con el progenitor puede resolver estas cuestiones. Por ejemplo, el progenitor tal vez no esté medicando a su hijo durante la visita. Sin embargo, esto puede ocurrir solo porque este no concibe la importancia del medicamento o el modo en que debe administrarlo. Este problema se puede resolver con una explicación, demostración, instrucción paso a paso en papel o con una cita con el médico del niño.

Si desea consejería legal para saber cómo abordar su situación, puede consultar con un abogado. Comuníquese con la línea de asistencia telefónica para familias.

Si decido no cumplir con las visitas, ¿cómo puedo protegerme de una ejecución forzosa?

Existen muchas alternativas que le permiten proteger a su hijo y a usted mismo si el otro progenitor presenta una ejecución forzosa:

  • Realice la denuncia ante los CPS. Si cree que un menor es víctima de abuso o negligencia por parte del padre, madre o cualquier otro cuidador, puede denunciarlo ante los CPS. Realizar la denuncia es una forma de demostrar que usted es un progenitor protector. Una investigación por parte de los CPS consiste en hablar con el menor en su casa o escuela, participar de las visitas con cualquiera de los padres, solicitar una prueba de drogas, entrevistar a familiares y recopilar información relevante. En algunos casos, se solicita que el progenitor firme un plan de seguridad o que participe en los servicios. Tenga en cuenta que no todas las denuncias dan lugar a una investigación y no todas las investigaciones implican la intervención de los CPS. Aquí puede encontrar más información sobre las investigaciones de protección a menores de edad y los CPS.

  • Llame a la policía. Si el progenitor que considera peligroso demanda ver al menor o intenta llevárselo y usted cree que, si se lo hace, su hijo corre peligro inmediato, puede comunicarse con la policía local al teléfono 9-1-1. Si nadie ha cometido un delito y el niño no se encuentra en peligro inmediato, la policía no está en la obligación de resolver con quién debe vivir o con quién debe irse el niño. Si un menor parece estar en riesgo, es muy común que la policía informe a los CPS.

  • Modifique la orden judicial. Si la orden judicial vigente no protege a su hijo lo suficiente, es posible solicitar que el tribunal modifique (o cambie) la orden. A continuación, se describen algunos ejemplos: una orden que solicite que las visitas al progenitor se supervisen o se realicen en un lugar público, una orden que le permita solicitar una prueba de drogas al progenitor antes de que se permita la visita o una orden que no permita que el progenitor maneje con el hijo en su vehículo. Debe contar con pruebas para convencer al juez de que estas órdenes tienen en consideración el interés superior del niño. Es probable que un juez no otorgue un régimen de visitas supervisadas o no le otorgue ningún régimen de visitas a un padre o madre, a menos que haya evidencia clara de un peligro para el niño.

Es posible presentar una demanda que afecta la relación entre padres e hijos por usted mismo o con ayuda de un abogado.

Aquí puede encontrar el kit de modificación.

  • Solicite una PRO. La orden de restricción temporal (PRO) se puede usar para proteger a un niño en una situación de emergencia cuando surge un riesgo de daño inmediato e irreversible. Se debe presentar la moción para una PRO junto con una petición de modificación. Un juez puede otorgarla en el mismo día que se solicita y está destinada a mantener al menor a salvo por un periodo de tiempo corto mientras que el progenitor confiable se prepara para una audiencia sobre la orden de custodia temporal y de régimen de visitas.

Aquí puede encontrar el kit de la orden de restricción temporal.

  • Solicite una orden de protección. Dicha orden está diseñada para que se utilice en situaciones sumamente peligrosas en las que un niño fue víctima de violencia familiar o maltrato físico o abuso sexual. Puede solicitarse por sí sola (a diferencia de las TRO). Además, una orden de protección se puede utilizar para proteger a un adulto (incluso el otro progenitor) que fue víctima de violencia familiar, acoso o agresión sexual.

Aquí puede encontrar información acerca de las órdenes de protección.

¿El niño puede decidir no cumplir con la visita al padre sin custodia?

El progenitor con la custodia se debe encargar de que el niño esté disponible para la visita. Es importante que el niño pase tiempo suficiente con ambos padres, los cuales deberían intentar trabajar como un equipo para garantizar la frecuencia de las visitas.

Es sumamente extraño que una orden judicial le otorgue a un menor de edad el derecho a renunciar al régimen de visitas emitido por el tribunal. Si la orden incluye algunas cláusulas en las que establece que un niño puede optar por no realizar la visita, entonces, el menor puede tomar esa decisión. En esos casos, lo correcto es avisar al progenitor y no permitir que el niño decida a último momento, ya que generará problemas para todas las partes y lastimará los sentimientos del padre sin la custodia. Esto podría llevarse adelante por medio de avisos, generalmente, con 24 o 48 horas de anticipación y con el cumplimiento de las visitas del niño, tal como fue acordado.

Por supuesto que si hay preocupación por la seguridad del niño, ya que no quiere cumplir con la visita por miedo a sufrir abuso o abandono, el progenitor con la custodia debería tomar medidas para protegerlo. De acuerdo con la situación, esto podría abarcar la denuncia a los CPS, la presentación de modificación de la orden judicial (con una orden de restricción temporal en caso de emergencia) o el aviso a la policía.

¿Tengo que permitir otro tipo de contacto, por ejemplo, por teléfono o por videollamada?

Si la orden judicial establece claramente que los progenitores deben contactarse de algún modo (mediante un llamado telefónico diario o una visita virtual semanal), se debe cumplir con dicha orden, ya que está impuesta por el tribunal.

Si la orden no menciona ningún tipo de contacto, quien toma la decisión es el progenitor con la custodia actual. Es importante considerar el interés superior del niño.

Además, es importante ser respetuoso de los momentos que comparte el progenitor sin la custodia con el niño. Es razonable que, durante la visita de un fin de semana largo, se intente comunicar con el niño una o dos veces, pero enviar mensajes de texto o llamar de forma permanente es, tal vez, innecesario e inapropiado. Los progenitores deberían considerar cómo lograr que el niño se sienta seguro y cómo mantener una relación sana con la otra parte.

¿Los padres que cuentan con una orden judicial pueden acordar un horario diferente en el régimen de visitas?

Probablemente, sí. Lea su orden con atención y busque cláusulas como "... La tenencia y acceso se llevarán adelante según lo acordado o como se establece a continuación..." Si estas cláusulas se encuentran en su orden y si los padres están de acuerdo, pueden compartir las responsabilidades de la crianza según el plan que elijan. Sin embargo, si una de las partes no está de acuerdo con una de las modificaciones, está en todo su derecho de mantener el horario específico emitido en la orden.

Algunas órdenes judiciales no permiten que se realicen acuerdos. Por ejemplo, a los padres que cuentan con antecedentes por poner en peligro a sus hijos se les puede exigir que se supervisen sus visitas, sin la posibilidad de modificar el acuerdo. Si los padres desean cambiar la norma, se debe modificar (o cambiar) la orden para permitir las visitas sin supervisión.

A pesar de que los acuerdos no se deben imponer o forzar, tampoco se trata de llegar a acuerdos en los que ambas partes estén totalmente satisfechas. En ocasiones, se necesita buscar un consenso para mantener a salvo al niño. Por ejemplo, si uno de los progenitores está atravesando una situación compleja y no cuenta con un hogar seguro y estable, pueden acordar una pausa en las visitas hasta que encuentre un lugar estable para vivir. O ese progenitor podría realizar visitas cortas en las que recoge al niño del hogar donde se encuentra y lo devuelve a la hora de dormir.

Este tipo de acuerdo se puede aplicar en el caso de que haya una investigación por parte de los CPS. Un asistente social, padre o madre puede insistir con la supervisión en el régimen de visitas hasta que se termina la investigación. Siempre y cuando el progenitor sin la custodia esté de acuerdo (incluso si no está del todo satisfecho con la idea), esto forma parte del acuerdo. Cumplir con el acuerdo no representa una violación a la orden judicial. Sin embargo, el progenitor puede cambiar su parecer sobre el acuerdo en cualquier momento. Por lo tanto, tener el acuerdo por escrito es, por lo general, una buena alternativa.

Para más información, lea sobre el proceso de investigación por parte de los CPS.

¿Qué sucede si el padre sin custodia no devuelve al niño según lo acordado?

En algunas ocasiones, el progenitor sin la custodia tiene al niño durante todo el fin de semana o el verano, de manera que no lo devuelve al padre o madre con custodia en el momento acordado por escrito en la orden judicial. El progenitor con la custodia puede intentar comunicarse para notificar a la otra parte sobre las normas de la orden judicial y sobre la importancia de que ambos cumplan con las mismas. Esto se puede realizar por medio de una conversación o de un escrito de carácter formal, como el envío de una carta de demanda que detalle el proceso de cumplimiento y las penas por desacato.

Si no funciona, el progenitor con la custodia puede decidir tomar acciones legales para que le devuelvan a su hijo:

  • Habeas Corpus: si alguien se rehúsa a devolver al niño a la persona que tiene, legalmente, la tenencia del menor, el tribunal puede emitir un escrito en el que se le exija la devolución del niño al cuidador indicado. El progenitor puede solicitar un escrito para estar con niño durante el tiempo establecido en el régimen de visitas, en el caso de que el padre o madre con custodia (o cualquier persona que tenga al niño en ese momento) se niegue a dejar que el menor se vaya.

  • Cumplimiento: si la otra parte está infringiendo los términos de la orden, la primera puede proceder a una ejecución forzosa en la que le solicite al tribunal el cumplimiento de los términos determinados en la orden. La primera parte puede solicitar al tribunal la detención de la otra persona por desacato a las autoridades o la emisión de una multa. También puede realizar pedidos específicos, como por ejemplo, un tiempo adicional con su hijo. El tribunal decidirá abordar la infracción de la forma que el juez considere adecuada.

En algunas ocasiones, el progenitor se comunicará con la policía para que colaboren con el cumplimiento de la orden judicial en los casos en los que uno de los progenitores retiene al menor después del día establecido para la devolución. Las fuerzas de seguridad responden de diferentes formas posibles a estos tipos de llamados: tal vez decidan no intervenir, tal vez amenacen con presentar acusaciones criminales o tal vez tomen medidas para hacer cumplir la orden. Si las fuerzas policiales consideran tomar medidas, muy probablemente quieran ver una orden judicial, por lo que sería útil que tenga a disposición una copia certificada.

Guías relacionadas

  • Quiero presentar una moción para hacer cumplir un régimen de visitas.

    Custodia de menores y régimen de visitas

    Si tiene una orden de divorcio o custodia de Texas que le permite pasar tiempo con su hijo, pero la otra parte (padre o madre) no lo permite, esta guía puede ayudarlo.
  • Artículos relacionados

    Formularios relacionados

  • Kit de cumplimiento del régimen de visitas (formulario guiado)

    FDC-CCV-700-Int

    Versión guiada. Formularios e instrucciones para hacer cumplir una orden de régimen de visitas de Texas. Incluye información sobre pruebas, presentación de demandas y el proceso de audiencia.