Ir al contenido principal

Derechos de los padres cuando no existen órdenes de custodia

Custodia de menores y régimen de visitas

Este artículo resume los derechos y deberes de los padres en relación con el acceso, el régimen de visitas y la manutención cuando no existe una orden judicial en curso.

Infórmese aquí sobre los derechos y deberes que tienen los padres de un niño cuando no hay una orden judicial que establezca la custodia, el régimen de visitas y la manutención. Incluso sin órdenes judiciales, los padres tienen ciertas responsabilidades, pero un tribunal no puede hacer cumplir el régimen de visitas o la manutención sin órdenes como una orden SAPCR o un decreto de divorcio.

¿Qué derechos y deberes tienen los padres cuando no hay una orden judicial?​​​​​​​

Según la ley de Texas, los padres tienen ciertos derechos y deberes con sus hijos a menos que una orden judicial modifique esos derechos y deberes. Aquí están incluidos los siguientes derechos y obligaciones:

  • Tener la posesión física del menor.
  • Elegir la residencia principal del menor.
  • Dirigir la formación moral o religiosa del menor.
  • Tener el control del menor (es decir, asegurarse de que vaya a la escuela, no infrinja la ley, etc.).
  • Proteger al menor de casos de abuso, negligencia o cualquier tipo de daño.
  • Disciplinar de manera razonable al menor.
  • Mantener al menor (dar alimentos, ropa, refugio, atención médica y dental, y educación).
  • Otorgar consentimiento para la asistencia médica del niño.

Puede encontrar una lista de los derechos y deberes de los padres en el Código de Familia de Texas 151.001.

¿Cuáles son mis derechos del régimen de visitas si no cuento con una orden judicial por mi hijo?

Cuando no hay una orden judicial, no hay reglas para el régimen de visitas y ambos padres tienen los mismos derechos sobre el niño. La ley espera que los padres trabajen juntos para criar al niño por medio de un acuerdo según el mejor interés del niño.

Si uno de los padres mantiene al niño alejado del otro padre sin una orden judicial, no hay manera de forzar el régimen de visitas. Sin una orden judicial, los padres no pueden presentar ninguna acción de ejecución. Las acciones de ejecución no se pueden usar para ejecutar un acuerdo informal entre los padres.

Debido a los posibles problemas, muchas familias eligen obtener una orden judicial para que haya reglas claras que cada padre o madre debe seguir. Obtenga más información sobre las órdenes de tenencia y régimen de visitas.

Nota: Solo los padres legales tienen derechos sobre un niño cuando no hay ninguna orden judicial. Determinar al padre legal de un niño puede ser más complejo que determinar a la madre legal. La paternidad legal se puede establecer por presunción (cuando los padres están casados), mediante la presentación de un reconocimiento de paternidad o a través de una orden judicial.

¿Qué sucede con la manutención de niños cuando no hay una orden judicial?

Al igual que con los regímenes de visitas, cuando no hay ninguna orden judicial, no hay reglas sobre la manutención de niños, el monto ni la frecuencia de pago. Incluso si las partes están de acuerdo con el monto, no hay forma de hacer cumplir un acuerdo informal de manutención de niños.

Sin embargo, si uno de los padres no paga la manutención de niños (y no vive con el niño), se le puede ordenar a ese padre que pague la manutención de niños "retroactiva" si el otro padre solicita una orden judicial. Tener una orden judicial para la manutención de niños (y pagar a través de la Unidad de Desembolso del Estado) protege a ambos padres porque puede proporcionar una vía de cumplimiento y un registro oficial de los pagos que se han realizado si hay un conflicto.

Obtenga más información sobre las órdenes de manutención de niños.

¿Qué significa la obligación que tiene un padre o una madre de proteger a su hijo?

El deber de los padres de proteger a su hijo significa que deben tomar medidas para proteger a su hijo de cualquier daño. Por supuesto, un padre o madre nunca debe abusar física, emocional o sexualmente de un niño, pero el deber de los padres de proteger también significa que deben supervisarlo de forma adecuada según la edad, la madurez y las necesidades especiales del niño.

Un padre o una madre no protege si pone a su hijo en una situación (o si no retira a su hijo de una situación), que debería saber que no es segura, y el niño resulta herido o dañado. Por ejemplo, un padre o una madre que deja a su niño pequeño con alguien borracho e incapaz de supervisar al niño o un padre o una madre que continúa viviendo con una pareja que abusa físicamente del padre o del niño.

Si un padre no protege a su hijo, los Servicios de Protección Infantil podrían intervenir, y el hecho de que el padre no proteja al niño podría usarse en su contra en los tribunales. En los casos más extremos, los derechos de un padre o una madre sobre su hijo podrían terminarse.

La obligación de proteger a veces implica que el padre o la madre tome medidas protectoras si sabe que le han hecho daño al niño. Esto puede incluir retirar inmediatamente al niño de la situación y denunciar la situación a las autoridades correspondientes, como las fuerzas de aplicación de la ley, los Servicios de Protección Infantil o el tribunal.

Me preocupa la seguridad del otro padre y no hay una orden judicial. ¿Qué debo hacer?

Si usted considera que el otro padre representa un peligro para el niño, puede actuar de muchas maneras:

  • Solicitar una orden judicial. A veces, la mejor manera de proteger a un niño es solicitar una orden judicial a través de una demanda que afecta la relación entre padres e hijos (SAPCR). Las órdenes de SAPCR se pueden adaptar al interés superior del niño y la situación específica. Por ejemplo, en situaciones en las que existe una preocupación por la seguridad del niño, una orden judicial podría exigir que se supervisen las visitas del otro padre o que se lleven a cabo en un lugar público; podría permitirle obtener una prueba de drogas del otro padre antes de las visitas; o prohibir que el otro padre conduzca con el niño en el coche.

    Para obtener órdenes con estas limitaciones, debe tener pruebas para convencer a un juez de que estos requisitos se solicitan por el interés superior del niño. Es probable que un juez no otorgue un régimen de visitas supervisadas o no le otorgue ningún régimen de visitas a un padre o madre, a menos que haya evidencia clara de un peligro para el niño. La ley de Texas supone que los padres deben tener un régimen de visitas generoso con sus hijos a menos que sea inseguro.


    Puede presentar una petición de SAPCR por su cuenta o con la ayuda de un abogado. Si elige presentar la solicitud por su cuenta, puede utilizar la guía Orden de custodia (SAPCR), que tiene los formularios e instrucciones necesarios.

    También es posible obtener una orden judicial a través de la División de Manutención de Niños de la Oficina del Procurador General. Sin embargo, esta opción no es un proceso rápido y la oficina de la Procuraduría General no puede ayudar en una emergencia.
  • Solicitar una orden de restricción temporal (TRO). Una orden de restricción temporal (TRO) se puede usar para proteger a un niño en una emergencia cuando existe riesgo de daño inmediato para el niño. Se puede presentar una TRO con una petición de SAPCR original (u otra petición que involucre al niño, como un divorcio). Un juez puede otorgarla el mismo día en que se presenta, incluso sin previo aviso al otro padre, y está destinada a mantener seguro al niño por un período corto, generalmente alrededor de dos semanas, antes de que se pueda realizar una audiencia sobre órdenes de tutela temporal y régimen de visitas durante la demanda.

    Lea más sobre TRO y órdenes temporales en emergencias de custodia de menores.
  • Solicitar una orden de protección. Una orden de protección se utiliza en situaciones muy peligrosas en las que un niño ha sido víctima de violencia familiar, abuso físico o abuso sexual. Si un niño ha sido víctima de violencia familiar, cualquier familiar adulto o miembro del grupo familiar puede solicitar una orden de protección en nombre del niño. Cuando el niño ha sido víctima de ciertos delitos, cualquier adulto puede solicitar una orden de protección en nombre de un niño. Una orden de protección se solicita por sí sola. Una orden de protección también puede utilizarse para proteger a un adulto, incluido el otro padre o madre, que ha sido víctima de violencia familiar, acoso o agresión sexual.

    Obtenga más información sobre Órdenes de protección.
  • No hacer nada. Cuando no hay una orden judicial, no hay forma de que el otro padre lo obligue a darle al niño para una visita. Si el niño está con usted y el otro padre no tiene forma de llevarse al niño (como recogerlo en la escuela), una opción puede ser no hacer nada. Si trató de obtener una orden judicial, es posible que el otro padre o madre obtenga el derecho del régimen de visitas ordenado por un tribunal. Sin embargo, esta es una decisión arriesgada. Asimismo, no hacer nada al respecto no impide que el otro padre o madre acuda al tribunal para solicitar una orden judicial.
  • Informar a los Servicios de Protección Infantil (CPS). Si usted cree que un niño es víctima de abuso o negligencia por parte del otro padre o madre, o de otro cuidador, puede denunciarlo ante los CPS. Investigaciones de Protección Infantil es la parte de la agencia de los CPS que investiga las denuncias de abuso y negligencia infantil. Por lo general, solo investigan si consideran que un niño ha sido víctima de abuso o negligencia, o está en riesgo de daño. Si un niño está seguro y protegido en un hogar, y el padre o la madre que representa un peligro no tiene acceso a verlo, Investigaciones de Protección infantil puede optar por no hacer nada al respecto. Sin embargo, si el niño está a cargo de alguien que se considera peligroso, Investigaciones de Protección Infantil puede tomar medidas para garantizar la seguridad del niño.

    Obtenga más información sobre Denuncias de abuso o negligencia infantil e Investigaciones de Protección Infantil.
  • Llamar a la policía. Si cree que se está cometiendo un delito o que un niño corre riesgo de daño inmediato, puede llamar al 911 y pedirle a la policía que responda ante una situación criminal. También puede pedirle a la policía que realice una revisión de bienestar. Para situaciones que no sean de emergencia, puede llamar al 311 en su lugar. Si no se está cometiendo ningún delito y el niño no está en peligro inmediato, las autoridades de aplicación de la ley no tomarán decisiones sobre con quién debe ir el niño y, por lo general, dirán que presenten el caso ante el tribunal de familia. Si un niño parece estar en peligro, la policía generalmente también informará a los CPS.

Guías relacionadas

  • Necesito una orden de custodia. Soy el padre o la madre del menor (SAPCR).

    Custodia de menores y régimen de visitas

    En esta guía le indicamos cómo solicitar una orden de custodia, régimen de visitas, manutención de niños, asistencia médica y asistencia dental.
  • Artículos relacionados