Ir al contenido principal

Cuidado a largo plazo para personas de la tercera edad: dónde empezar

Planificación en caso de enfermedad

Este artículo incluye los recursos para tomar decisiones sobre el cuidado a largo plazo de las personas de la tercera edad de Texas.

Muchas personas de la tercera edad residentes de Texas necesitan ayuda en los cuidados a medida que envejecen. Este artículo trata sobre recursos y agencias que pueden asistir a estas personas y a sus familias para decidir qué tipo de cuidado es mejor para ellos. Las personas de la tercera edad puede ver aquí una ventaja en la toma de decisiones de cuidado a largo plazo.

Administración de Asuntos sobre la Vejez (ACL) 

La Administración de Asuntos sobre la Vejez (ACL) conforma una parte del gobierno federal que proporciona información y ayuda con servicios a largo plazo y apoyo para adultos mayores de la comunidad. Algunos de estos servicios incluyen:

La Administración de Asuntos sobre la Vejez se asocia con muchas agencias, incluidos los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid y la Administración de Salud para Veteranos.

Centros de Recursos para Adultos Mayores y Personas Discapacitadas (ADRC)

Los adultos mayores, las personas con discapacidad, los cuidadores y las familias pueden usar los Centro de Recursos para Adultos Mayores y Personas Discapacitadas (ADRC) para ingresar al sistema de servicios y asistencia a largo plazo. El ADRC ayuda a personas y sus familias a ingresar al sistema de servicios y asistencia a largo plazo.

El ADRC ayuda a personas y sus familias a:

  • Identificar sus necesidades de servicios y asistencia a largo plazo;

  • Conocer sus opciones, incluidos los programas financiados con fondos públicos disponibles para ellos; y

  • Desarrollar y activar un plan de cuidado médico a largo plazo.

¿Cuáles son alguna de las opciones que no incluyen residencias de ancianos?

Cuidados en el hogar, unidades de vivienda accesorias, hogares de pensión y cuidado y centros de vida asistida.

Cuidados en el hogar

Dependiendo de sus necesidades, es posible que pueda obtener ayuda con sus actividades personales (como lavar la ropa, comprar, cocinar y limpiar) de sus familiares, amigos o grupos de voluntarios en el hogar.

Si cree que necesita cuidados en el hogar, hable con su familia para saber si pueden ayudarlo con su asistencia o ayudar a coordinar otros proveedores de atención.

Existen también muchas otras agencias de asistencia médica que puede ayudar con el cuidado de enfermería o asistencia en su hogar. Medicare puede pagar por su cuidado en el hogar si cumple con ciertas condiciones. Vaya a la página de cobertura de servicios de salud en el hogar de Medicare para obtener más información.

Unidades de vivienda accesorias (ADU)

Si usted o un ser querido son dueños de una vivienda unifamiliar, agregar una unidad de vivienda accesoria (ADU) a una casa existente puede ayudarlo a mantener su independencia. El espacio como un piso superior, sótano, ático o espacio sobre un garaje se puede convertir en una ADU. Consulte con su oficina de zonificación local para asegurarse de que las ADU estén permitidas en su área y si existen reglas especiales.

Hogares de pensión y cuidado

Los hogares de pensión y cuidado a veces son llamados “hogares colectivos”. Muchos de estos hogares no son pagos por Medicare o Medicaid. El cargo mensual suele ser un porcentaje de sus ingresos (una escala móvil) que cubre el costo del alquiler, las comidas y otros servicios básicos compartidos.

Centros de vida asistida

Estos centros ofrecen ayuda con las actividades de la vida diarias como bañarse, vestirse y usar el baño. También pueden ayudar con la atención que la mayoría de las personas se dan a sí mismas, como tomar medicamentos o usar gotas para los ojos y servicios adicionales como asistir a citas o preparar comidas.

Los residentes, por lo general, viven en sus propios cuartos o apartamentos dentro de un edificio o grupo de edificios y tienen algunas o todas las comidas juntos. Generalmente, se brindan actividades sociales y recreativas. Algunos de estos centros cuentan con servicios de salud en el lugar.

En la mayoría de los casos, los residentes de vida asistida deben pagar un alquiler mensual regular y luego tarifas adicionales por los servicios que reciben. El término “vida asistida” puede tener distintos significados en diferentes centros. No todos los centros de vida asistida brindan los mismos servicios. Es importante que se comunique con el centro y se asegure de que puedan satisfacer sus necesidades.

¿Qué sucede si una residencia de ancianos es la mejor opción?

Más información sobre las residencias de ancianos ayudará a los residentes de Texas mayores y sus familias a tomar decisiones sobre el cuidado a largo plazo.

En primer lugar, quienes viven en residencias de ancianos tienen ciertos derechos. Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) exigen que todas las residencias de ancianos otorguen ciertos derechos, entre los que se incluyen:

  • estar informados por escrito sobre los servicios y tarifas antes de ingresar a la residencia de ancianos;

  • administrar su propio dinero (o elegir a su propio administrador financiero);

  • conservar y utilizar sus artículos personales y bienes;

  • estar informados sobre sus condiciones médicas y medicamentos,

  • ver a sus propios médicos;

  • rechazar medicamentos y tratamientos;

  • tomar decisiones sobre sus horarios (por ejemplo, cuándo levantarse e irse a dormir, actividades y otras preferencias);

  • tener un ambiente hogareño que maximiza la comodidad y brinda asistencia para ser lo más independientes posible.

Obtenga más información sobrelos derechos de personas que viven en residencias de ancianos.Las residencias de ancianos deben proporcionar a todos los nuevos residentes una copia de la lista de sus derechos.

¿Cómo elijo una residencia de ancianos?

Al saber qué buscar, los residentes y sus familias pueden encontrar la mejor residencia de ancianos posible.

Mucha gente elige el centro más cercano. Sin embargo, antes de tomar una decisión, es importante hacer una búsqueda cuidadosa. Algunos centros ofrecen cuidados más apropiados que otros. Desafortunadamente, algunas instituciones pueden transgredir los estándares estatales y someter a sus residentes a un cuidado deficiente. Comience por pedir recomendaciones a amigos que vivan en residencias de ancianos y a sus familiares. Pregunte a sus proveedores de atención médica si hay lugares cerca de usted que se destaquen como muy buenos o muy malos.

Elija tres o cuatro instituciones cerca de su hogar y prepare una visita. Pida hablar con el administrador o director de la residencia.

Las siguientes preguntas lo ayudarán a decidir si una institución es la adecuada para su ser querido. Preste atención si los miembros del personal no le dan respuestas concretas. Advierta cuando las respuestas son inconsistentes con lo que observa en la instalación.

También puede querer hablar con un defensor del pueblo de Texas. Algunas buenas preguntas son:

  • ¿Ha habido alguna propuesta de terminación de licencias en los últimos dos años?

  • ¿Cuántas quejas han sido presentadas en el último año?

  • ¿Cuántas quejas han resultado ser válidas en el último año?

  • ¿Cuántas deficiencias han sido mencionadas en los últimos dos años?

  • ¿Cuántas infracciones de “calidad de atención” se han mencionado en los últimos dos años?

  • ¿El dueño de esta institución tuvo otras instituciones en las que se haya recomendado una terminación de licencia?

Si tengo problemas con una residencia de ancianos, ¿qué debo hacer?

Si tiene problemas o preguntas sobre una residencia de ancianos, debe comunicarse con un defensor del pueblo. Los defensores del pueblo trabajan para resolver problemas y asegurarse de que las leyes y los reglamentos estatales protejan a los residentes. Los defensores del pueblo de atención de larga duración (LTC) son defensores de los derechos de los residentes. Ayudan a proteger la calidad de vida y cuidado de cualquier persona que viva en una residencia de ancianos o una institución de vivienda asistida. Pueden ser voluntarios o empleados pagos de agencias que son independientes de cualquier centro de atención a largo plazo. Los servicios son gratuitos, confidenciales y están disponibles en todo el estado de Texas.

Alguna de las formas en que los Defensores del Pueblo de atención a largo plazo ayudan a residencias de ancianos y residentes de vida asistida incluyen:

  • Escuchar a los residentes y miembros de la familia cuando tengan preocupaciones o problemas;

  • Informar a los residentes sobre sus derechos;

  • Proteger la salud, la seguridad, el bienestar y los derechos de los residentes; y

  • Ayudar a las familias a aprender sobre las residencias de ancianos y cómo pagarlas.

Para obtener más información sobre la oficina del defensor del pueblo de atención a largo plazo, visite su sitio web: Oficina del defensor del pueblo del HHS.

Derechos de personas mayores residentes de Texas

La Oficina del Procurador General de Texas resume los derechos de las personas de la tercera edad, tal como se establece en el capítulo 102 del Código de Recursos Humanos de Texas. Tenga en cuenta lo siguiente cuando tome decisiones sobre el cuidado a largo plazo:

  • Derecho a la libertad de ejercer los derechos civiles conforme a la ley. “Los ancianos tienen los mismos derechos civiles que otros adultos, según las leyes de EE. UU. y Texas, excepto cuando estén legalmente restringidos. También tienen derecho a ejercer esos derechos civiles sin interferencia, coerción, discriminación ni represalias".

  • Derecho a la dignidad y al respeto. “Una persona anciana tiene derecho a ser tratada con dignidad y respeto, sin distinción de raza, religión, nacionalidad, sexo, edad, discapacidad, estado civil o fuente de ingresos”.

  • Derecho a designar un tutor o representante. “Si se requiere protección para una persona anciana, esta tiene derecho a designar un tutor o representante para asegurar una atención de calidad sobre sus asuntos”.

  • Derecho a ser libre de agresión física y mental. “Los ancianos tienen derecho a estar libres de maltrato tanto físico como psíquico. El abuso físico incluye el castigo corporal, así como las restricciones físicas o químicas utilizadas para “disciplinar” a una persona, o para la comodidad de una persona que presta servicios. Las restricciones solo están permitidas en circunstancias muy específicas, como cuando lo autoriza un médico, en caso de emergencia o en determinadas circunstancias cuando el tutor designado por el tribunal de una persona con discapacidad intelectual ha dado su consentimiento informado”.

    El abuso físico y mental existe en muchas formas diferentes. Si cree que usted o alguien que conoce está sufriendo abuso físico o mental y en peligro inmediato, llame al 9-1-1 o a su fuerza de seguridad local. El abuso de una persona mayor que no está en un centro de atención médica se puede denunciar al Servicio de Protección de Adultos al (800) 252-5400.

  • Derecho a comunicar y presentar una queja sobre el tratamiento, atención o servicios. 
    “No se puede prohibir que una persona anciana se comunique en su idioma nativo con otras personas o empleados con el fin de adquirir o proporcionar cualquier tipo de tratamiento, cuidado o servicio”.  

  • Derecho a la privacidad. Una persona mayor tiene derecho a la privacidad mientras atiende sus necesidades personales y a un lugar privado para recibir visitas o asociarse con otras personas, a menos que otorgar privacidad infrinja los derechos de otras personas.

Consulte derechos de las personas de la tercera edad en el sitio web de la Oficina del Procurador General de Texas.

Artículos relacionados