Ir al contenido principal

El derecho a la atención médica de emergencia y a las leyes del Buen Samaritano en Texas

Salud y beneficios

Las Leyes del Buen Samaritano protegen a las personas que ayudan en situaciones de emergencia.

Texas tiene "Leyes del Buen Samaritano" que protegen a las personas que ayudan en situaciones de emergencia. Estas leyes alientan a las personas a dar un paso adelante y brindar ayuda sin temor a consecuencias legales.

Ayudar en una emergencia podría incluir primeros auxilios, pedir ayuda, ayudar a alguien necesitado o incluso proporcionar naloxona en caso de sobredosis.

Acceso a salas de emergencia

En virtud de la Ley de Trabajo y Tratamiento Médico de Emergencia, los hospitales están obligados por ley federal a prestar servicios médicos de emergencia a cualquier persona que lo necesite. Los hospitales no consideran la capacidad de pago o el estado de ciudadanía de la persona que necesita ayuda.

Esto significa que si tiene una emergencia médica, tiene derecho a recibir atención en una sala de emergencias. No pueden rechazarlo si usted no puede pagar.

Servicios Médicos de Emergencia (EMS)

Fuera de las salas de emergencia, los proveedores de EMS responden a las emergencias. Los proveedores de EMS incluyen paramédicos y técnicos médicos de emergencia. Estos socorristas están capacitados para brindar atención médica en el lugar y llevar a las personas a los hospitales cuando sea necesario.

Cobertura de seguro y consideraciones financieras

La ley de Texas exige que los proveedores de seguros cubran los servicios de emergencia sin autorización previa. Esto significa que las personas deben recibir tratamiento de emergencia, incluso si el hospital o la sala de emergencias están fuera de la red.

El papel de las leyes del Buen Samaritano

Las leyes del Buen Samaritano de Texas cubren una amplia gama de situaciones en las que alguien puede necesitar ayuda en una emergencia. Estas leyes alientan a las personas a ayudar a otros sin temor a problemas legales.

Las Leyes del Buen Samaritano dicen que usted no será legalmente responsable de ningún daño que pueda ocurrir mientras intenta ayudar, siempre y cuando sus acciones sean razonables y no imprudentes. Esta protección se extiende tanto a la asistencia médica como a la no médica.

Esto significa que si está ofreciendo una mano reconfortante, brindando primeros auxilios básicos, ayudando a alguien que experimenta una sobredosis de opioides o incluso llamando al 911 por alguien necesitado, está protegido por la ley.

En una emergencia, el tiempo es esencial. Las Leyes del Buen Samaritano protegen a las personas que actúan con prontitud y ayudan a los que están en apuros.
 

Artículos relacionados