Ir al contenido principal

Conozca sus derechos: inmigración y cumplimiento de la ley

Derechos y leyes sobre inmigración

Este artículo brinda información general sobre los derechos de los inmigrantes, inclusive lo que los oficiales de policía pueden o no hacer.

Más información sobre sus derechos como inmigrante, cómo reducir su riesgo y qué hacer cuándo se encuentre con las fuerzas de seguridad y más.

¿Cuáles son mis derechos como persona no ciudadana?

Todas las personas que se encuentren en Estados Unidos tienen derechos en virtud de la Constitución de este país. Sin importar su estado en Estados Unidos, todos los ciudadanos y los no ciudadanos gozan de protecciones constitucionales.

¿Qué sucede si las fuerzas policiales o los agentes de inmigración me detienen?

A la hora de hablar con las fuerzas de seguridad o los agentes de inmigración, recuerde estas prácticas fundamentales que lo ayudarán a reducir el riesgo para usted mismo:

  • Sea educado y mantenga la calma.

  • Guarde silencio (no mencione donde nació ni cómo entró a Estados Unidos).

  • Si habla, no mienta ni presente documentos falsos.

  • Pida hablar con su abogado antes de firmar cualquier documento o contestar cualquier pregunta.

  • No huya, no discuta, no se resista ni luche contra el oficial.

  • Mantenga sus manos donde puedan verlas y avíseles si necesita alcanzar algún objeto.

  • Registre los detalles y los nombres.

¿Qué sucede si un policía me pregunta por mi estado inmigratorio?

¡No tiene que responder a las preguntas! La quinta enmienda le brinda a cada persona el derecho a permanecer callado y negarse a contestar preguntas de policías y agentes gubernamentales. Esto significa que no tiene que responder preguntas sobre su estado inmigratorio o su ciudadanía a la policía, a los agentes de inmigración u otros oficiales. Puede permanecer callado y solicitar un abogado.

¿Necesito identificarme ante las fuerzas de seguridad?

No. Algunos estados sí tienen leyes que exigen que una persona sospechosa de haber cometido un delito diga su nombre. Sin embargo, en Texas no existe tal ley.

¿Qué es una orden?

Una orden protege a las personas de detenciones, allanamientos e incautaciones ilegales. Una orden permite que las fuerzas de seguridad allanen, de manera legal, su propiedad o pongan bajo custodia a una persona acusada de haber cometido un delito.

¿Qué es una orden de allanamiento?

Una orden de allanamiento le permite a la policía ingresar a su vivienda y allanarla o allanar sus bienes.

¿Qué es una orden de detención?

Una orden de detención permite la detención de una persona específica en el lugar. Una orden de detención debe estar firmada por un juez, un juez de paz o un juez lego.

Consulte esta orden de detención y orden de expulsión/deportación para saber cómo son.

¿Las fuerzas de seguridad o los agentes de inmigración pueden ingresar a mi vivienda sin una orden?

No pueden ingresar a su vivienda sin una orden. Si un oficial golpea a su puerta, no la abra. Primero, pregúntele si tiene una orden. Pídale que le muestre la orden deslizándola por debajo de la puerta. Luego, verifique que el documento contenga su nombre, dirección y una firma. Si después de observar el documento cree que es válido, salga a hablar con el oficial y cierre la puerta, sobre todo si en la vivienda hay otras personas que pueden llegar a tener problemas de inmigración.

En caso de que los oficiales de policía tengan una orden de detención, están legalmente autorizados a ingresar a su vivienda si creen que la persona que figura en la orden se encuentra dentro.

Nota: los oficiales que carecen de una orden también pueden ingresar a su vivienda si usted lo permite. Por esta razón, asegúrese de no permitir su ingreso ni hacer algo que pueda interpretarse como un consentimiento (como abrir la puerta).

¿Las fuerzas de seguridad o los agentes de inmigración pueden ingresar a mi vivienda sin una orden de expulsión/deportación?

Una orden de inmigración es diferente a una orden judicial. Una orden de expulsión/deportación no les da a los oficiales el derecho a ingresar a su vivienda sin su consentimiento. A través de la puerta cerrada diga "esta orden no le da el derecho a ingresar, así que por favor váyase".

Artículos relacionados