Ir al contenido principal

Reconocer el maltrato infantil y su deber de denunciarlo

Servicios de protección infantil (CPS)

Este artículo contiene extractos de una publicación que explica qué es el abuso infantil.

Algunos fragmentos de la publicación redactada por la Asociación de Abogados Jóvenes de Texas que han sido pegados en este artículo explican el deber de denunciar el abuso infantil. Infórmese sobre quiénes deben denunciar el abuso infantil, por qué hay que denunciarlo, cómo hay que hablarle a un menor abusado y qué sucede luego de denunciar un caso de abuso infantil.

¿Quién tiene el deber de denunciar el abuso infantil?

El público: cualquier persona que tenga un motivo razonable para creer que hay un menor que sufre abuso o negligencia debe hacer la denuncia de inmediato. Ejemplos de público:

  • Un vecino.
  • Un amigo;
  • Un padre o una madre.
  • Un tutor.
  • Un tutor administrador o con derecho de visita.
  • Cualquier persona que se ofrezca a darle un hogar al supuesto menor que es víctima del abuso.
  • Cualquier miembro de la familia o del hogar del menor.

Profesionales: los profesionales como profesores, médicos, doctores o empleados de las guarderías que tienen un motivo razonable para creer que un menor ha sido o es víctima de abuso o negligencia deben hacer un informe oral dentro de las 48 horas. Un profesional no debería delegar a otra persona ni apoyarse en otra persona para hacer la denuncia.

¿A quién se considera un profesional con fines informativos?

Una persona que tenga licencia o certificación del estado, o que es empleada en una instalación con licencia, certificación o en funcionamiento por el estado y quien, para el normal cumplimiento de sus deberes oficiales o deberes para los cuales se exige una licencia o certificación, está en contacto directo con menores.

Tipos de abuso infantil.

Abuso emocional. Este tipo de abuso por lo general incluye desvalorización, vergüenza, humillación, insultos, comentarios como “inútil” o “bueno para nada”, indiferencia o la escasez o falta de amor o atención hacia el menor. A veces, los menores que son víctimas de este tipo de abuso son retraídos, miedosos, demasiado preocupados por cometer un error y también suelen tener dificultades a la hora de interactuar con otras personas y demostrar afecto.

Negligencia. La negligencia es el tipo de abuso infantil más común y es la tendencia al fracaso a la hora de satisfacer las necesidades básicas de un menor, ya sea alimento, vestimenta, higiene o incluso supervisión suficiente. A veces, la adicción a las drogas o el alcohol de un padre, una madre o un tutor lleva a este tipo de abusos. Una señal de negligencia puede ser la desnutrición, la falta de higiene personal, el robo o la súplica de alimentos y la ausencia por largos períodos de tiempo.

Abuso físico. El abuso físico incluye daños o lesiones físicas en el menor. También puede ser consecuencia de una disciplina severa que no es la apropiada debido a la edad o la condición física del menor. Los menores a menudo ponen excusas sobre sus lesiones o las esconden ante este tipo de abuso.

Abuso sexual. Por lo general, es el tipo de abuso más difícil de detectar e implica el sometimiento de un menor a cualquier tipo de acto sexual, haya o no contacto físico con el menor. Una clara señal de abuso sexual puede ser cuando el menor se niega rotundamente a estar cerca de una persona en específico.

Temas analizados en la publicación.

  • Quiénes deben denunciar el abuso infantil.
  • Por qué debería denunciar el abuso infantil.
  • Tipo de abuso infantil.
  • Señales de advertencia.
  • Consejos a la hora de hablar con un menor víctima de abuso.
  • Qué sucede cuando denuncia un caso de abuso infantil.
  • Preguntas frecuentes.
  • Cómo denunciar un caso de abuso infantil.

Artículos relacionados